La codorniz sin pata

Pisó mal y uno de sus dedos delgados se incrustó entre un maldito alambre del piso de su jaula; entonces, muy asustada, la codorniz jaló la pata con todas las fuerzas de su cuerpo esbelto y perdió una uña y la llaga de sangre viva se complicó con el paso de los días calurosos, tanto que su dueño tuvo que volarle la patita con una tijera desde la rodilla para salvarle la vida.

| 19 julio 2012 12:07 AM | Columnistas y Colaboradores | 897 Lecturas
897

Había llegado al jardín de la casa, una madrugada mientras la familia dormía, escapando por los techos vecinos de su compañero abusivo y golpeador y luego que una feroz rata nocturna quería comérsela. Se escondió en el jardín, al lado de la casa del perro de la familia y durmió plácidamente porque sintió que se había salvado de la muerte. Ya con la luz del día, el dueño la casa la vio ahí indefensa y con miedo y la cogió como quien protege a una paloma triste. Tenía toda la cabeza y las alas picoteadas por su compañero y el dueño se compadeció tanto que le compró una jaula grande para viviera ahí libre de los golpeadores y de las ratas.

Sin embargo, con el paso de los días, el dueño de la casa vio que en la carita de la codorniz se le había impreso la imagen de la soledad y compró en el mercado a buen precio un macho de su talla que tenía la cara de querer acompañar a una codorniz en una jaula grande. “Esperemos que la codorniz ahora ponga algunos huevitos”, pensó el dueño de la casa.

Fue un error, claro que puso muchos huevitos, pero, después de una semana, el macho empezó a golpearla como su antiguo compañero y cierta noche casi la mata a punta de picotazos; y el dueño de la casa se puso muy triste. Por esta, razón un domingo por la tarde había separado la jaula en dos y en ese afán malogró el piso de la parte de la codorniz.

El dueño de la casa lloró cuando la codorniz había perdido la uña al jalar la patita atascada y lloró más cuando decidió amputarle la pata mala. Sin embargo, ahora está contento porque la codorniz se ha recuperado con rapidez y le ha vuelto a sus ojos los brillos de la felicidad.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: |


...

El Escorpión

El Escorpión

elescorpion@diariolaprimeraperu.com

Deje un comentario

Loading...