La ciudad es una bomba: revienta de carros

Ir de San Borja a Lince a las ocho de la mañana es igual de infernal que trasladarse a esa hora de Pueblo Libre al centro de Lima o de San Miguel a San Isidro. Lima es una ciudad con las avenidas llenas. Llenas de bulla, de estrés y donde todos creen que se pierde tiempo cuando en realidad se pierde la calma.

| 26 abril 2013 12:04 AM | Columnistas y Colaboradores | 547 Lecturas
547

En las horas nocturnas las avenidas son también un enredo bullicioso que eleva el estrés incluso del legislador más relajado. Hay quienes dicen que el tráfico de Lima vuelve histérica a las mujeres, pero esto está por confirmarse.

Lima es una ciudad bomba. Revienta de carros y siguen entrando los vehículos al país, por la mala o por la buena, sin que nadie haga nada serio para solucionar este grave problema que pondrá en jaque a la ciudad.

No saben cuánto rezo para que las reformas de la Municipalidad den buenos resultados y que salga todo bien en la avenida Javier Prado.

No hay poder de un policía de tránsito que pueda resolver este infierno.

El problema crece porque los peatones se alucinan motorizados y quieren apoderarse de las avenidas. Pareciera que nadie ha llevado el curso reglas de urbanidad en ningún lado. No respetan la luz roja ni la verde. No respetan nada y gritan igual que los malos choferes, que son capaces de soltar toda su ira por la ventana.

En la madrugada puede verse la belleza de la ciudad y curiosamente en esa parte de la noche no hay tantos carros que manchen el paisaje.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: |


...

El Escorpión

El Escorpión

elescorpion@diariolaprimeraperu.com