La ciudad achorada

En los años ‘70, se describía a Lima como una ciudad que no había terminado de integrar sus dos polos principales: el casco urbano consolidado donde se ubicaban los espacios tradicionales y las zonas de clases medias y ricas en expansión, y el cinturón de pobreza que alcanzaba los cerros y arenales, que serían bautizados sucesivamente como pueblos jóvenes, conos y finalmente como distritos emergentes. En algunos puntos que se podían identificar existía una metrópoli de la marginalidad y el delito, uno de cuyos focos era el siempre famoso mercado mayorista La Parada.

| 11 marzo 2013 12:03 AM | Columnistas y Colaboradores | 873 Lecturas
873

Este orden urbano cambió dramáticamente en los ‘80 y ‘90. La destrucción del aparato industrial echó a muchísima gente a la calle y la obligó a inventar trabajos para subsistir, lo que se convirtió en una explosión de informalidad. Con el segundo Belaúnde y el primer García, el país mayoritario y trabajador fue obligado a dejar de pensar que el Estado tenía alguna obligación hacia ellos y a salir adelante como fuera. Lo que se llama crisis de representatividad de los partidos y la aparente falta de racionalidad de los resultados electorales, responde a este divorcio esencial entre el poder y la población.

A lo largo de los ‘80 se podía decir que en términos políticos la Lima de los pobres era de izquierda y el resto era de centro derecha con el PPC como su principal partido. Bajo esos términos la revocatoria que hoy se plantea jamás habría podido ponerse en marcha. Pero en 1989 se quebró el esquema, por el acentuamiento de la crisis económica y social, y la división de las izquierdas. Y lo que pasó es que el voto pobre se independizó. Las municipales de ese año y las presidenciales del siguiente cambiaron el mapa político. Pero para entonces ya estaba surgiendo una nueva Lima, los intereses se fueron diversificando y los modos informales se fueron endureciendo.

Hoy es mucho más difícil que antes hablar de una Lima de pobres y otra de ricos y capas medias, no obstante existan territorios en los que los contrastes son bien visibles. Mucha gente ha progresado a pesar de las dificultades, pero muchos otros se mantienen en una miseria espantosa y sin esperanzas. Hay frustraciones que atraviesan varias generaciones y resistencias tenaces a los intentos de orden de las autoridades. El voto que llevó a Susana Villarán a la alcaldía no es el mismo que encumbró a Barrantes hace treinta años. Lima es una ciudad que combina ahora un marcado conservadurismo de sus clases altas y medias, y de una fracción de las clases emergentes, con un descontento hacia todo y hacia todos que alimenta el achoramiento de mucha gente que vota para que se caiga el mundo porque no tiene esperanzas que esto pueda cambiar.

Los de la revocatoria han movido esos sentimientos sin medir lo que puede pasar.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | |


...

Raúl Wiener

POLITIKA

Analista

0.566586017609