La chacra del compañero

Preocupa mucho que en el Ministerio de Transportes cuya misión es trabajar por el cumplimiento de la normatividad y lucha sin cuartel contra la informalidad, se encuentre bajo el domino abusivo y a voluntad de un Secretario.

Por Diario La Primera | 26 jul 2010 |    

Es el run… run cotidiano emanado de los pasillos del jirón Zorritos, donde este funcionario, el cual vive del sueldo que todos los peruanos le pagamos, dirige a su regalada gana algunas aéreas del MTC, avalando inconductas de empleados que pertenecen a su círculo de confianza y que usando dicho escudo vienen presionando a algunas empresas de transporte terrestre, todos tienen que bailar al ritmo que marca el compañero. Algo de recorrido tenemos en este sector y nunca hemos visto que un Secretario que solo tiene un cargo administrativo en el organigrama, tenga prerrogativas, incluso mayores a la de los Viceministros. En este escenario ¿Que papel le toca representar a Guapo Lindo Cornejo?, ¿acaso no sabrá que el compañero secretario es el gato del despensero?, ¿o todo es una representación, cuyo guión está ya está pre establecido? ¿Dónde está Auditoría Interna del Ministerio? ¿O también pertenece al libreto en esta representación del poder del compañero secretario? Es de conocimiento en el mundo del transporte terrestre y para muestra un botón (tenemos más perlitas para darlas a la opinión pública): a la empresa Amigo del Norte que trabaja con unidades alquiladas, le han otorgado una ruta, lo cual está terminantemente prohibido según la normatividad vigente, esta situación ya le costó el puesto al anterior Director de Transporte Terrestre, quien no cedió a la presión del compañero secretario. Así están las cosas, donde tiene que existir liderazgo y fortalecimiento de los valores éticos como representantes de un ministerio, existe uso indebido de la cuota de poder efímero de estos eventuales incompetentes y poco capacitados empleados en esta ¿chacra del compañero? de jirón Zorritos, amigos lectores, alguien debe estarlo protegiendo. Hasta mañana.

    Federico Battifora