La Caverna

La corrupción es el usufructo incorrecto del manejo de un bien o patrimonio común o servirse de recursos públicos en beneficio de intereses estrictamente privados, (por ejemplo, el patrimonio del Estado).

Por Diario La Primera | 31 jul 2010 |    

La corrupción de los que ostentan el PODER (políticos de toda condición mal formados) de gobernar consiste en la desviación de los fines del trabajo público en beneficio de intereses personales. El corromper tiene una connotación ética incuestionable. Soborno o técnicamente cohecho, por ejemplo, a un juez, a funcionarios públicos de todo nivel o a congresistas. Ahora bien, la corrupción conceptualiza la acción y efecto de corromper. Muchos empleamos comúnmente el término “corrupción” lo que automáticamente nos conduce a pensar en comportamientos inducidos, planeados previamente que generan una situación muy particular de ida y vuelta, o sea la presencia de un CORRUPTOR y un CORRUPTIBLE que juntos desarrollan una particular situación de funcionamiento irregular en beneficio del corruptor, en detrimento de los intereses del Estado (bien o patrimonio común), en el cual el corruptible debió proteger ante todo (el Estado) que mes a mes este (Estado) le paga un salario para su manutención y éste a su vez recibe algo a cambio de su acción corruptible. Esta situación implica la alteración o la modificación de la normatividad vigente y condiciones de operatividad en la nación, aplicable a todos por igual y que el poder político instalado en estas instituciones viola flagrantemente desviando el beneficio del bien común en un beneficio particular. Por décadas la corrupción en nuestra patria ha postergado sistemáticamente nuestro desarrollo, por décadas los peruanos hemos cargado con situaciones injustas de toda índole que alteraron el buen desarrollo y proyección del país y que afectó y afecta profundamente la moral del ciudadano. Hasta el lunes.
Referencia
La Caverna

    Federico Battifora