La caída del Barza

Pese a tener el 66 por ciento del balón, Barcelona no pudo ganarle a Milán. Desechando la idea que teniendo la pelota en su poder, los catalanes son invencibles. El equipo italiano preparó una estrategia para neutralizar a los españoles y a partir de allí buscar el arco rival y hacer daño.

| 21 febrero 2013 12:02 AM | Columnistas y Colaboradores | 787 Lecturas
787

Milán tuvo en la primera parte más sensación de peligro que su rival. Pero tampoco hizo gran daño. Y es que los dos extremos, Boateng y El Sharawy debían recostarse y formar una línea de cinco con Ambrosini, Montolivo y Muntari. Es decir cuando no tenían la pelota defendía con 9 elementos.

Incluso Pazzini que era el delantero centro, también apoyaba. Mostrando una gran idea de sacrificio y juego colectivo.

Xavi se juntó con Messi y ambos tocaron, pero cuando Iniesta juega de extremo (como lo ubicaron en este partido) y Fábregas de volante, el primero ya no puede juntarse con Messi o Xavi como regularmente lo hace si es que arranca como mediocampista.

Es decir, deja a Barza sin su principal arma que es la triangulación entre Messi, Iniesta y Xavi.

La fuerza del Milán fue que mandó a Montolivo, Muntari y El Sharawy a marcar, siendo jugadores con poca vocación defensiva. Pero cuando los italianos tenían la pelota, sabían que hacer con ella. Así fue el segundo gol. Si hubiese ubicado jugadores de vocación defensiva para tareas ofensivas, probablemente fracasaba.

La táctica dio resultado, pero gracias a un gol polémico. No siempre salen los partidos de esa manera.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

Ivlev Moscoso

Opinión

imoscoso@diariolaprimeraperu.com