La boda Cipriani-Donayre (con edicto aprofujimorista)

Que Timoteo aliste su esmoquin. También el Pollito Chicken.

Por Diario La Primera | 01 set 2008 |    

Hay una boda que celebrar. No hay trago, pero las ‘cortinas’ de los diarios han pretendido marear al lector. Las portadas se regocijaron como marranos en lodo con el posible fraude en ‘Bailando por un sueño’. Fue la primera ‘persiana’. Por si fuera poco, la correctora de estilo de lujo, Meche Cabanillas, lee las entrelíneas de los textos para quinto de secundaria, pero desde una traducción bien ‘giampietrizada’. Otra pantalla y fue portada en Perú 21; cayó redondito. Yo, al igual que los populares muñecos, visto mi mejor traje para lo que ya se perfila como el casamiento del año: Cipriani y Donayre; esta es la clave y lo demás sobra. Cupido flechó al representante del catolicismo con una espada de honor; la Iglesia está ‘en romance’ con las Fuerzas Armadas. Son clones de pensamiento. No sólo es su ataque compartido a la CVR, es algo que va más allá: la consolidación de la ortodoxia, el develamiento, por fin, de sus naturalezas unidas. Añádesele su corona de espinas de protección: los ‘aprofujos’. Este Opus Dei con cantimplora, con patadita de aprofujimorismo, maneja un libreto, guión y pautas, puntualísimas, para que estas cortinas de humo se concatenen. La dirección política de García gasta su poca inteligencia para ‘pepear’ a la opinión pública, descuidando su mayor riesgo: la relación con las comunidades. Esta boda, en el fondo, no representa un ‘comando’. Es algo mayor. Es una fuerza política en las sombras. Tuve una pesadilla: Edwin Donayre estaba en una lámina ‘Huascarán’, junto a ‘Cipriani Ocllo’. Hundían la vara de oro para fundar una ciudad del frío, la que refrigera lo que venga a conveniencia. O sea los anticonceptivos, los crímenes de lesa humanidad. Y el archivado tema del Estado laico.


    Luis Torres Montero

    Luis Torres Montero

    Malas palabras

    www.malaspalabras.pe