La bala

Si no se esperaban, ahí tienen el cuarto peritaje sobre la bala que nadie vio cuando se hizo la autopsia física del cadáver de “Tito”, y que ahora un perito internacional descubrió revisando una radiografía.

| 20 julio 2012 12:07 AM | Columnistas y Colaboradores | 1.4k Lecturas
1431

Ahora sí está totalmente probado que no hubo ejecución extrajudicial ha dicho, con ese tono de superioridad que tienen los que cobran muy bien, el señor Cateriano, que sabe que lo que pretende rebatir es la opinión oficial del Estado peruano desde comienzos de la década anterior y sustituirla por una nueva que corresponde a los intereses de la cúpula militar y de carambola del fujimorismo.

A Cateriano también habría que hacerle un peritaje de fotos con su imagen de libertario del Fredemo, opositor del golpe del 5 de abril y demócrata de los Cuatro Suyos, para contrastarla con el que Jiménez Mayor ha contratado para que empiece una revisión histórica que nadie sabe cuándo acabará.

¿No estarán también en camino la revisión de la cadena de masacres que se produjeron por el lado militar y policial en el período de la guerra? Y todo con el método del perito que vía contrato y pago recio buscará una nueva lectura de todo lo que pueda volver a leerse.

Pero la pregunta más aguda es a título de qué, con qué derecho, digámoslo así, el Ejecutivo revisa la acusación del Ministerio Público y los informes de las investigaciones iniciales, que concluyeron en que hubo por lo menos un emerretista asesinado fuera de combate. Para eso además hay tres o cuatro testigos y lo que está tentando el gobierno es enjuiciarlos a ellos.

Es decir hay un descaro, pocas veces visto, para enmascararse en la popularidad de los comandos y la operación “Chavín de Huántar”, para construir una mentira. Y el problema es saber si es por este caso nomás, con eso de “dejen tranquilos a los héroes” (aunque ningún comando está enjuiciado), o si estamos ante un método que se está construyendo, o reconstruyendo para ser más exactos.

La cosa me parece de extrema gravedad porque, para ser claros, nos quieren engañar groseramente con el asunto de que los actuales peritos son supuestamente superiores a los anteriores, por eso se les aparecen balas, o la trayectoria de ingreso del proyectil no existe y si fue más arriba o más bajo de la nuca no responde al patrón de ejecuciones extrajudiciales, cuando dos policías aseguraron haber capturado vivo a “Tito”, no se sabe si herido, o con alguna bala alojada desde el pasado; un rehén japonés afirma haberlo visto con vida y como ha aclarado Baraybar hasta hubo un ministro rehén que dijo que se había sorprendido de que todos estuvieran muertos cuando él había visto varios prisioneros, para después callarse en todas las lenguas.

Ya lo he dicho otra vez. En este punto nos estamos jugando el grado en que el entorno militar y de inteligencia de Ollanta Humala va a influir a lo largo de su gobierno. Jiménez Mayor por cierto no es más que un operador de un propósito que está más allá de sus intereses, que por el momento se reducen a no dejar el gabinete y de ser posible reemplazar a Valdés sin que nadie se moleste.

Pero Ollanta se está metiendo en una ruta temeraria. Porque los militares no lo dejarán retroceder desde donde ha llegado separándose de otro de sus discursos electorales: el de los Derechos Humanos y la CVR. De ahí para adelante ¿seguirá cediendo como hizo en economía? Hagan sus apuestas.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

Raúl Wiener

POLITIKA

Analista

Deje un comentario

Loading...