La atajada de Casillas

Fue campeón del mundo en 1999 con la Sub 20. A partir de allí Iker Casillas se convirtió de prospecto en una realidad. Se adueñó del arco madrilista pese a su corta edad.

Por Diario La Primera | 15 jul 2010 |    

Con Real Madrid realizó atajadas notables. Las podemos ver el Youtube. Gracias a ello, se convirtió en el arquero titular de la selección hispana. Fue al Mundial 2002 y 2006. En la década pasada compitió directamente con el italiano Buffón como el mejor arquero del mundo.

En el Mundial Sudáfrica, Casillas sólo estuvo eficiente. No tenía una atajada de antología como acostumbra en Real Madrid. Porque incluso el penal atajado a Cardozo fue sin mucho esfuerzo.

Pero en el partido contra Holanda, el momento clave fue el mano a mano con Robben. El mejor jugador holandés y uno de los mejores del mundo. El atacante se perfiló. Observó a Casillas e inclinó su cuerpo hacia el lado derecho. Casillas por consiguiente fue hacia su izquierda. Entonces Robben le dio dirección opuesta a su remate. Hasta allí todo bien.

Casillas, que ya se había arrojado para su izquierda, sacó el pie y desvió el balón. Fue una jugada de los “Súper Campeones”.

Vi una situación similar, durante el partido Unión Soviética - Holanda por la primera fase de la Eurocopa del 88´.

Gullit hizo lo mismo, inclinó el cuerpo para un lado y remató para el otro. Dasayev, el arquero soviético, también alcanzó a desviar la pelota con el pie. Fue una acción notable y un duelo histórico.

España le debe mucho a Casillas. Un arquero serio que no necesita publicidad para hacer acciones sociales como visitar a niños cusqueños tras ganar la Euro 2008.

Hay quienes piensan que Robben pudo levantarle la pelota. Y es cierto. Pero en esa fracción de segundo, la mayoría no piensa como Zidane o Messi.

Robben tuvo en sus pies la oportunidad de darle el título a Holanda. No era cualquiera. Quien tenía el balón, era el más capaz para resolver una jugada por habilidad. Pero al frente tuvo a un verdadero monstruo del arco.


    Ivlev Moscoso

    Ivlev Moscoso

    Opinión

    imoscoso@diariolaprimeraperu.com