Kañaris lo que no se entiende

Lo que algunos políticos, fiscales y medios encontraban en común entre Conga y Espinar era al cura Arana, porque el alcalde de la provincia cusqueña era de su partido. Ahora han sacado una foto de un dirigente de Kañaris con Wilfredo Saavedra y ahí está toda la explicación de por qué esta población que vivía casi de espaldas al resto del país, en sus apacibles 2 mil metros sobre el nivel del mar, se ha rebelado a las exploraciones mineras que viene haciendo una empresa canadiense sobre su territorio.

| 28 enero 2013 12:01 AM | Columnistas y Colaboradores | 1.3k Lecturas
1369

Quiere decir que el Perú sería la delicia de las inversiones, si a la abundancia de minerales con los que Dios nos premió (o castigó, depende del punto de vista) le agregáramos comunidades contentas con la invasión de extraños, que llegan con sus maquinarias, sus tecnologías y sus cercos, a imponer la modernidad en el campo atrasado y pobre, y a ofrecer por supuesto algunas ayudas al pueblo si los dejan sacar la riqueza que está bajo la tierra. Todo esto, sin embargo, lo malogran los antimineros que cada vez que hay estas oportunidades le dicen a la gente que van a ser afectados y se arma el conflicto en el que el Estado tiene que usar sus armas para que prevalezca la inversión que es lo que a todos nos conviene.

Curioso que este haya sido el problema peruano desde la colonia: hombres que se hacen ricos con los minerales de las tierras campesinas y Estado que llena sus arcas con lo que le pagan los mineros y poblaciones aledañas a las minas que 500 años después siguen siendo el último escalón del orden social. Ciertamente lo que hay en común entre Conga, Espinar, Kañaris y otros, es mucho más de lo que pueden ver los que usan el lente bifocal: inversión/represión. Pongamos algunos datos sobre la mesa:

a) La alianza Estado-trasnacionales, es siempre la misma. Lo estamos viendo en estos días con las declaraciones de los funcionarios del Ministerio de Minas y el acantonamiento de policías en el campamento de la empresa minera, ¿quieren que los campesinos les crean que son elementos neutrales?

b) El supuesto de que se va a regular y controlar la actividad minera manteniendo los equilibrios con la agricultura y otras actividades, se desmiente con el plan de aplicar un programa de inversiones equivalente cada año a lo que fue la inversión en los cinco años de García (que ya era bastante). Con una ambición desatada de esta magnitud: ¿cómo esperar que los agricultores serranos no se sientan amenazados?

c) El argumento de que sólo se trata de una exploración que no hace daño, subestima la inteligencia de los comuneros que saben muy bien que lo que se está buscando es hacer irreversible el proyecto.

d) La idea de que se va a dialogar y escuchar a las comunidades, y tomar en cuenta sus puntos de vista, se cae a cada rato cuando hasta los responsables de evitar la radicalización del conflicto empiezan a acusar de terroristas a campesinos de una zona que no fue tocada por la violencia y que estarían viviendo en completa paz si no hubiesen sido invadidos por una empresa extranjera apoyada por policías peruanos.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo:


...

Raúl Wiener

POLITIKA

Analista