John Galliquio

Después del triunfo ante Paraguay 2-0 y empate con Chile 1-1 en la eliminatoria para Corea- Japón 2002, Germán Leguía ante la pregunta de quién faltaba en la selección, dijo: John Galliquio.

| 20 julio 2012 12:07 AM | Columnistas y Colaboradores | 1.2k Lecturas
1217

Y es que el moreno tenía una potencia inusual en el fútbol peruano. Tomaba el balón y se iba al frente. Muy similar a lo que hacía el brasileño Lucio. Pronto me di cuenta que Galliquio no era un jugador técnico. Más bien torpe.

El zaguero de la “U” tiene buen juego aéreo para la liga nacional. Por su corpulencia muchas veces le ganó a los delanteros. Pero su gran debilidad es la técnica. Aquella que es esencial para jugar al fútbol profesional.

Pero en Perú, Galliquio no necesitó ser técnico para ser titular en la “U” y hasta llegar a la selección. En el partido contra Alianza Lima, Galliquio falló todos los pases largos que envió.

Ante León, le quedó una pelota para su pie derecho. Tenía que rematar con cierta técnica para que el balón pase las piernas rivales que tenía al frente. Pero Galliquio le pegó con la parte interna y el remate le salió despacio. El balón le pegó a un rival y desperdició una clara ocasión de gol.

Era elocuente ver a Nolberto Solano tratando de explicarle a su comando técnico cómo debió de pegarle John. Ñol con la mano hacía el ademán y al final solo le quedó sonreír. Porque sabe que Galliquio ya no puede aprender y que la culpa de su poca técnica la tiene el propio campeonato local.

Un jugador de mediana técnica anotaba y la “U” hubiese sumado tres puntos en lugar de uno. Por eso cuando en la televisión alaban a Schuler, un jugador que tiene escasa técnica para salir con pelota dominada (pese a su entrega), me alarma.

Loading...


En este artículo:


...

Ivlev Moscoso

Opinión

imoscoso@diariolaprimeraperu.com