Intoxicación alcohólica

El ABC de la intoxicación alcohólica, como nos enseña el Maestro Carlos Tabasso, experto en derecho de tránsito y seguridad vial, rioplatense, de los pagos uruguayos, nos dice que con los dos primeros tragos nuestro organismo empieza a “liberar” para emplear términos técnicos, algunas sustancias llamadas neurotransmisores, fabricadas por las neuronas cerebrales que en los primeros momentos produce en la persona satisfacción y placer, luego excitación, sensibilidad, alegría, mucha locuacidad y autoconfianza.

| 04 mayo 2012 12:05 AM | Columnistas y Colaboradores | 742 Lecturas
742

Pero es aquí donde entraremos en el tema central de este artículo, obviamente aplicándolo a la Prevención en Seguridad Vial, paralelamente en nuestro organismo ya se inició también un proceso oculto de deterioro que compromete nuestras emociones, el raciocinio, la toma de decisiones inteligentes o correctas, el autocontrol, a partir de 0,5gr/lt a 0,8 gr/lt de alcohol en la sangre empieza la denominada fase neta de depresión, van decayendo progresivamente las funciones vitales y las performances psicofísicas, produciendo cambios en la conducta de la persona y más específicamente, los peligros que esto significa en un conductor de vehículos motorizados, por ejemplo, la descoordinación, la baja en intensidad de las funciones psicológicas y mentales que afecta directamente lo más valioso que debe tener un conductor responsable, el TIEMPO DE REACCION, las décimas de segundo previas al potencial incidente vial, como nos dice el Maestro Tabasso, es una paradoja estar en lo más alto de la montaña con plenitud y felicidad y derrepente y rápidamente se ingresa a la caída libre, a un deterioro importante, luego viene la somnolencia, el estupor, el coma etílico y la muerte, esta es la escalera científica de la intoxicación. Las alteraciones a nivel de conciencia es lo más delicado, ya que afecta la PERCEPCION DEL RIESGO, otra herramienta indispensable en la conducción responsable. En nuestra patria se debería pensar en prohibir la conducción con un mínimo de grado alcohólico, no se debe manejar si el conductor a tomado licor, así sea en bajas dosis. Puede parecer exagerado, pero la ciencia es bien clarita, con lo que empieza a suceder en nuestro organismo cuando entra en contacto la sangre con el alcohol. Hasta mañana


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

Federico Battifora

Rompemuelle

Deje un comentario