Interrelaciones mineras fantasiosas

Una empresa consultora bajo contrato de la Sociedad Nacional de Minería, Petróleo y Energía presentó los resultados de un estudio que mide los impactos en el empleo, producto y recaudación fiscal de la cartera de proyectos de inversión minera por US$ 53,229 millones del Ministerio de Energía y Minas (MEM). Los resultados anuales son: mayores exportaciones por US$ 30,276 millones, mayor PBI por US$ 44,505 millones, 2.4 millones de puestos de trabajo adicionales y nuevos ingresos fiscales entre US$ 1,700 y US$ 8,245 millones.

Por Diario La Primera | 31 ago 2012 |    

Sin cuestionar el supuesto que toda la inversión anotada por el MEM es plausible y se realiza de manera simultánea, los resultados en términos del incremento de las exportaciones y del PBI son aceptables. Sin embargo, hay problemas con el cálculo de la recaudación fiscal y extremadamente graves con la generación de empleo. La consultora aplicó mecánicamente la tabla insumo-producto (TIP) del 2007 sin analizar si era compatible con los proyectos registrados en el MEM y que corresponden principalmente a grandes empresas. La producción bruta por trabajador en la minería de la TIP 2007 es de alrededor de US$ 90,000 anuales, mientras que en la gran minería es de US$ 900,000 (por ejemplo, en Antamina y en otros proyectos mineros recientes) y requiere de una inversión por trabajador de aproximadamente un millón de dólares americanos (el doble en el proyecto Conga). De esta forma, en lugar de los casi 240,000 empleos directos estimados por la inversión minera, se generarían alrededor de 24,000. Quizás hasta un número equivalente a las exportaciones.

No es razonable que mientras el multiplicador del PBI nacional respecto del PBI minero es 2.1 veces, el correspondiente al empleo nacional con relación al empleo minero sea 9.9 veces. De ahí, se obtienen resultados asombrosos como los relativos a que US$ 1,175 millones de mayor producción agropecuaria y pesquera y US$ 4,378 millones en mayor comercio y mantenimiento de vehículos generen 600,918 y 740,093 empleos respectivamente. Al respecto, estos resultados implican productos medios por trabajador de apenas US$ 1,955 y US$ 5,915 anuales en los sectores aludidos. Con esta información, todas las exportaciones agropecuarias y pesqueras no tradicionales de US$ 3,877 millones del 2011 generarían casi 2 millones de empleos, lo cual es un perfecto absurdo.

Los resultados de la consultora están sobredimensionados (incluido lo fiscal en que no se utiliza rigurosamente la TIP). Es claro que el sector ha mejorado sus interrelaciones en el tiempo con los otros sectores económicos, pero sigue teniendo menos compras intermedias que el agro, manufactura y los servicios locales y respecto de otros países. El estudio elude analizar los efectos negativos sobre el tipo de cambio de las mayores exportaciones mineras, entre otros elementos.


    Germán Alarco Tosoni

    Germán Alarco Tosoni

    Opinión

    Profesor Universidad del Pacífico