Instrumento a medias

Tanto el Gerente General del primer banco comercial del país, como la Asociación de Bancos nos vienen anunciando que algunas tasas de interés en moneda nacional están subiendo y que otras lo harán pronto.

Por Diario La Primera | 03 set 2010 |    

No es un asunto irrelevante, ya que la elevación de las tasas activas (cobradas por los créditos a las personas y empresas) desalienta el nivel de demanda y producción. Los cambios se explican por el aumento de la tasa de referencia del Banco Central de Reserva del Perú (BCRP). Sin embargo, al momento de modificarla, se producen asimetrías que perjudican a los usuarios del sistema financiero. También impactan negativamente en las micros y pequeñas empresas (MYPES), que explican la mayor proporción de la producción y empleo nacional.

El BCRP redujo su tasa de referencia de 6.5% a 1.25% anual entre febrero y agosto del 2009 (5.25 puntos porcentuales), mientras que las tasas activas en moneda nacional que los bancos cobran en promedio a sus clientes se redujeron, según la Superintendencia de Banca y Seguros, de 23.1% al 18.7% anual (4.4 puntos porcentuales). Las tasas promedio pasivas (que pagan a los ahorristas) se redujeron de 5% a 0.9% anual (4.1 puntos porcentuales). El saldo final fue que la reducción de la tasa de referencia se trasladó sólo parcialmente a las tasas de interés del mercado. Asimismo, en tiempos de crisis, se elevaron los márgenes de intermediación financiera y las utilidades de los bancos comerciales.

Adelantándose a muchos bancos centrales internacionales, a partir de mayo del 2010, el BCRP comenzó a elevar la tasa de referencia del 1.25% al 2.5%, y las tasas activas, desde su nivel más bajo en enero, han subido de 18.7% a 20.5% anual. Las pasivas promedio se han incrementado de 0.9% a 1.5%. En la subida, los bancos comerciales se adelantaron a la autoridad monetaria y están aumentando las tasas de mercado en mayor proporción al ajuste en la tasa de referencia, perjudicando nuevamente a los usuarios del sistema financiero.

Las tasas de interés para los préstamos y descuentos comerciales y los créditos corporativos bajaron y subieron con los ajustes del BCRP. La tasa de los créditos al consumo sólo se modificó marginalmente, mientras que la hipotecaria se elevó del 9.7% al 10% anual entre septiembre del 2008 y julio del 2010. En igual periodo, la tasa de interés nominal a las MYPES se redujo sólo en dos puntos porcentuales del 35% al 33.1% anual. El BCRP debe ser consciente que su instrumento clave funciona a medias, con impactos sectoriales poco favorables.


    Germán Alarco Tosoni

    Germán Alarco Tosoni

    Opinión

    Profesor Universidad del Pacífico