Insolencia perdedora

Hasta qué punto se puede ser de ridículo para reclamar por un medio público que la alcaldesa Villarán renuncie a su cargo después de la votación del 17 de marzo porque la mayoría de sus regidores resultaron revocados, como lo hace el despechado comentarista del Sí, Martín Santiváñez Vivanco, para variar en las páginas del diario “Correo” que casi ha logrado la unanimidad entre sus columnistas.

| 30 marzo 2013 12:03 AM | Columnistas y Colaboradores | 894 Lecturas
894

“…Espoleada por los periodistas que reciben grandes sumas del municipio y la sarta de incapaces que casi la conducen al cadalso, la alcaldesa aspira a perdurar”, escribe este genio incomprendido que no se ha dado cuenta que hubo un veredicto claro de las urnas que le dijo NO a la pretensión de forzarla a dejar el cargo.

La mayoría de Lima, cualquiera sea sus razones, ratificó a su alcaldesa y mandó a rodar a Aldo M, Marco Tulio, Castañeda, Santiváñez y otros que se metieron a empujar la revocatoria de todas las autoridades de la ciudad para poder sustituirlas. Teniendo todas las de ganar la derecha extrema desperdició una ventaja que según las encuestas llegó en algún momento a ser del 30%.

Es verdad que Susana ha perdido a gran parte de sus regidores, pero aún no los ha ganado ninguna otra corriente, lo que significa que la lucha continúa para asegurar una alcaldía viable. Lo que está totalmente aplastado es el intento de tomar el municipio por la ventana, y expresión de la rabia que esto produce son el artículo de Santívañez, las pataletas de Mulder, el pedido de vacancia de un orate que litiga a pedido, y las malacrianzas de un juez con nombre de Malzón.

“No existe tal triunfo”, grita Santiváñez, y para mostrar su sabiduría añade “una cosa es una campaña electoral financiada de manera exorbitante y otra, muy distinta, el gobierno…” Claro que es muy distinta la campaña del gobierno, como lo es comprar un pasaje y hacer un viaje, pero qué tiene que ver eso con que no haya habido triunfo. Que la campaña haya costado tal o cual dinero, ¿anula el triunfo?, si financiarse también es parte de la lucha política y normalmente a los partidos del Sí, nunca les ha faltado dinero. ¿O será que el señor Benavides que salió a apoyarlos no les quiso dar de la suya y tampoco Alan García sacó dinero de alguna de sus conferencias, y que todo salió del bolsillo de Comunicore?

En fin, se puede discutir sobre los problemas de gestión del municipio que pusieron en riesgo la continuidad del mandato de Susana Villarán, su relación con el pueblo y los problemas de Fuerza Social como partido, lo que no cabe es que los revocadores derrotados en las urnas nos quieran atarantar. El estilo Marco Turbio que descanse en paz.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo:


...

Raúl Wiener

POLITIKA

Analista

0.540104150772