Inoperancias en reestructuración pesquera

La carencia de un Ministerio de Pesquería, desde el año 2002, ha sumido progresivamente al Sector Pesquero en una lamentable crisis, afectando la alimentación popular, permitiendo la depredación de especies pesqueras, y propiciando una generalizada corrupción, en medio del desorden y caos administrativo.

| 04 agosto 2012 12:08 AM | Columnistas y Colaboradores | 1.5k Lecturas
1568

Subordinado al Ministerio de la Producción, cuyos titulares han carecido de los más mínimos conocimientos sobre la pesquería, nuestras 200 millas marinas, han sido desperdiciadas como gran fuente alimentaria, permitiéndose su creciente contaminación y abuso.

Ante el anuncio y primeras medidas para una reforma estructural, el Viceministerio de Pesquería y sus organismos dependientes como IMARPE (Instituto del Mar del Perú), FONDEPES (Fondo de Desarrollo Pesquero), ITP (Instituto Tecnológico Pesquero), y SANIPES (Servicio Nacional de Sanidad Pesquera), enfrentan una restructuración organizacional, a criterios de funcionarios neófitos, quienes se han adelantado a elaborar sendos organigramas, donde se fusionan direcciones y jefaturas, que harán más confusas y caóticas, las acciones y atenciones para nuestra pesquería. Mientras el Presidente Ollanta Humala, demanda una mayor responsabilidad y atención, en temas como el medio ambiente, la reactivación de la pesca artesanal, y el desarrollo de la acuicultura; precisamente sus direcciones representativas están siendo minimizadas, restándoles independencia y autoridad.

Las reformas o reestructuraciones, se efectúan para mejorar la eficacia y eficiencia de los procesos internos de una Institución, no para agravarlas, como está proyectándose. Equivocadamente, se cree que la minimización es sinónimo de desarrollo, más aún cuando nuestro país viene creando diversos organismos, con el fin de apuntalar el avance de nuevas actividades industriales, que hasta el momento han estado desprotegidas.

Un tema especial, es el referente a SANIPES, sobre el cual el Presidente Ollanta Humala, ha anunciado la decisión de independizarla del ITP, otorgándole una necesaria autonomía y modernización, conforme también habíamos opinado desde esta tribuna hace pocas semanas. Recordemos que SANIPES es la entidad autorizada a vigilar, los procedimientos y calidad de los productos, garantizando y protegiendo la salud de los consumidores, realizando inspecciones y auditorías, en las diferentes etapas pesqueras y acuícolas de producción. Como un nuevo Organismo Técnico Especializado (OTE), SANIPES, deberá redundar en mayores ventas y nuevos mercados de exportación pesquera, contando más adelante con laboratorios propios, para constatar y realizar certificaciones sanitarias propias.

Esperemos que las casuales autoridades de PRODUCE, convoquen a reconocidos especialistas internos y externos, para reorientar sus programadas reformas, con decisiones más realistas y responsables, acordes con la necesidad del sector pesquero. Y que instituciones como IMARPE, FONDEPES e ITP, recobren la eficiencia y confianza, perdidas hace ya muchos años. En cuanto a SANIPES, aunque dependiente de PRODUCE, elimine drásticamente la interesada intromisión, de Funcionarios y hasta miembros del Concejo Directivo del ITP, en la emisión de habilitaciones y protocolos, por conveniencias particulares, y hasta económicas.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

Juan Rebaza Carpio

Mirando al mar

Deje un comentario

Loading...