Innovación y salud pública

Desde hace más de una década, la Organización Mundial de la Salud (OMS) se vio obligada a abrir el debate acerca del acceso a medicamentos esenciales en relación a los precios como resultado de las protecciones de la propiedad intelectual (patentes y otras). Y es que actualmente, los esfuerzos para investigar y desarrollar nuevos medicamentos están marcados por la rentabilidad que pueden ofrecer los nuevos medicamentos, dejando desatendidas las necesidades de los países en desarrollo que están afectados desproporcionadamente por algunas enfermedades. La innovación está ligada a lo que el mercado puede pagar bien. La actual estructura de financiamiento de la investigación y desarrollo basado en los derechos de propiedad intelectual (DPI) ha fracasado en responder a las prioridades sanitarias mundiales, y en particular de las necesidades de los países en desarrollo.

| 29 agosto 2012 12:08 AM | Columnistas y Colaboradores | 1.1k Lecturas
1165

Como resultado del debate, la Asamblea Mundial de la Salud aprobó la Estrategia Mundial y el Plan de Acción sobre Salud Pública, Innovación y Propiedad Intelectual (GSPA, 2008) y a su turno el Consejo Directivo de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), aprobó su implementación con una Resolución que se le denominó Salud Pública, Innovación y Propiedad Intelectual: Una perspectiva regional. Como fase del proceso de aplicación, la OPS ha convocado a una Consulta Regional sobre estos asuntos para el 16 al 18 de setiembre de 2012 en Panamá.

El Perú y los países de UNASUR pueden jugar un importante rol en este proceso para responder a las urgencias de la mayoría de los países de la región que todavía sufren el impacto de enfermedades como la malaria, Chagas, Leishmaniosis, entre otras. El Grupo de Trabajo de Expertos, creado por la OMS, ha destacado que una Convención para la investigación y desarrollo constituye una forma institucional política y financieramente sostenible que garantiza un cambio estructural realista en la forma en que se incentiva, se prioriza y se financia la investigación y desarrollo para las necesidades prioritarias de salud. Esto, a nivel regional, debe ser enriquecido con la construcción de una agenda de prioridades en investigación y desarrollo. Al mismo tiempo deben examinarse y adoptarse modelos de cooperación entre las instituciones de investigación existentes en la región, con un abordaje de utilización abierta del conocimiento que impulsa la investigación. Asunto relevante es la financiación, que interpela a todos los países a aportar fondos permanentes para las investigaciones que se requieren y los procesos de desarrollo de productos farmacéuticos.

¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


En este artículo: | |


...

Roberto López Linares

Globalización con equidad