Infraestructura cae de madura

El titular del MEF señaló que próximamente se iba a llevar a cabo un shock para destrabar trámites que frenan las inversiones. Posteriormente, amplió este alcance indicando que también se trataría de acelerar la ejecución de proyectos públicos, de asociaciones públicas-privadas (APP) y privados. Al respecto, comentó la necesidad de apoyar la concreción de ciertos proyectos como la línea 2 del Metro para la Ciudad de Lima, la carretera longitudinal de la Sierra, el aeropuerto de Chinchero, el Puerto de Pisco, la masificación del gas, entre otros.

| 02 noviembre 2012 12:11 AM | Columnistas y Colaboradores | 599 Lecturas
599

Es positivo que los proyectos emblemáticos o principales se hereden de un gobierno a otro, pero la lista que se presenta no tiene lógica alguna y parece más bien un cajón de sastre. En realidad, todos corresponden a iniciativas para desarrollarse en el marco de las APP. Aquí hay un problema de fondo. Las inversiones deben alinearse a una visión concertada de país, a un análisis que parta de la determinación de necesidades 20, 30 o 40 años hacia adelante. Luego, recién se identifica si estas deben ser realizadas por el sector público, el privado o ambos. Para este propósito existe teóricamente un comparador público/privado, que no se aplica, para determinar bajo qué modalidad sería más conveniente (menos costosa) su diseño y ejecución para el país. Después, habría que integrar la inversión pública en un programa multianual de largo plazo (no de mediano plazo como ahora) y unificar las carteras de proyectos en APP y privadas que habría que promover.

La programación y promoción de la inversión tiene problemas en la cabeza y en los pies. Falla por la ausencia de visión integradora a un proyecto nacional y yerra en su manejo día a día. Al 30 de octubre el nivel de ejecución en el ámbito de los gobiernos locales, regionales y central es del 55.8%, 66.4% y 66.5% respectivamente. Los mayores atrasos en el gobierno central corresponden al Ministerio de Educación, Energía y Minas y Medio Ambiente. Hay serios problemas en los criterios de evaluación económica del SNIP. La perspectiva que prevalece es simplemente financiera.

El MEF tiene desde 1992 la conducción de la política de inversión pública, luego de quitarle la función y desaparecer al Instituto Nacional de Planificación (INP). Sin embargo, en estos 20 años el balance continúa siendo negativo. En realidad, en la lógica neoliberal, el tema no era de mucho interés para el gobierno. Al parecer también rebasó sus capacidades. La promoción de la inversión privada, el diseño y ejecución de la inversión pública deben ir juntas bajo un nuevo marco institucional. Su lugar natural es el Centro Nacional de Planeamiento Estratégico (CEPLAN) como en Brasil y Colombia donde esta actividad es la parte central del planeamiento. Desafortunadamente, si en los primeros meses de este gobierno el CEPLAN era marginal y se rechazó formalmente su reestructuración y fortalecimiento, ahora está entre el limbo y la nada.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

Germán Alarco Tosoni

Opinión

Profesor Universidad del Pacífico