Inflación corrosiva

La inflación anualizada al cierre del mes de febrero del 2012 fue de 4.17%, inferior al 4.23% de enero. Hemos mejorado respecto a lo que ocurrió el mes anterior.

| 16 marzo 2012 12:03 AM | Columnistas y Colaboradores | 808 Lecturas
808

Sin embargo, la inflación anualizada a partir del mes de julio del 2011, ha sido siempre superior al 3% que corresponde al valor límite del rango establecido por la Autoridad Monetaria. El tema es delicado, ya que el fenómeno parece perpetuarse en el tiempo, en circunstancias que contradicen a la teoría estándar, ya que hay presiones inflacionarias pese a que cae el tipo de cambio, los precios de las importaciones crecen cada vez menos, mientras la demanda y el producto se desaceleraron. No hay razones para una inflación por demanda o por costos tradicional.

Para el periodo bajo análisis la cotización del dólar americano entre febrero del 2011 y febrero del 2012 ha caído en -3.14%. A partir de enero del 2012 los precios de las importaciones consideradas en el índice de términos de intercambio del BCRP decrecieron en -0.1% y la variación anualizada tiene una tendencia decreciente. Las remuneraciones reales, que son un componente importante de los costos de producción no han aumentado por encima de las variaciones en la productividad (en 2011 creció alrededor del 4.8%, con un incremento del 2% de la fuerza laboral).

La inflación anualizada de febrero, por encima de la meta del 3%, se genera tanto en los bienes transables (3.79%) como en los bienes y servicios no transables (4.43%). En el primer grupo, los alimentos crecen 5.67%, los textiles y calzado aumentan en 4.63%. Entre los no transables destacan los aumentos de los alimentos con el 8.15%, restaurantes 7.1% y 4.21% en educación. Asimismo, la inflación subyacente que reduce la volatilidad al eliminar los shocks de oferta y demanda es del 3.79%. Los precios de los combustibles crecen en 3.91%.

Los precios de los bienes y servicios están creciendo de manera continua, por encima del incremento de nuestros ingresos. Si la evaluación se realiza en términos de dólares americanos, los aumentos en los precios son más significativos. Los mayores precios sin incrementos equivalentes en los costos implican alzas en los márgenes de ganancia de las empresas. Los fijadores de precios actúan de esa manera porque existen factores de concentración y barreras a la entrada en los mercados que se los permiten. Sin embargo, eso es una espada de Damocles, ya que con mayores precios se reducen las ventas y el tamaño de sus mercados, elevando los costos fijos unitarios. Asimismo, mayores precios que generan menores ingresos reales de los asalariados y que se acompañan de menores niveles de inversión son la combinación perfecta para el estancamiento.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

Germán Alarco Tosoni

Opinión

Profesor Universidad del Pacífico

Deje un comentario