Impostergable

En una colectividad que con el pasar de las décadas fue creciendo muy rápido en forma desordenada y paralelamente fue perdiendo formación cívica, por serios defectos en la educación pública y privada y su poca capacidad para generar empleos productivos y formales, rebasaron su capacidad como ciudad para autorregularse, por consiguiente, los pobladores sin empleo productivo y formal se lanzaron a la vía pública, en busca de cubrir sus necesidades vitales, obteniendo en la mayoría de los casos miserables ingresos para sobrevivir.

| 28 marzo 2012 12:03 AM | Columnistas y Colaboradores | 634 Lecturas
634

Como consecuencia, nos encontramos hoy con serios problemas para que esta gran parte de la colectividad entienda la importancia de cumplir con normas establecidas, para una adecuada convivencia segura de respeto y calidad en la vía pública. Los esfuerzos que se vienen realizando por mejorar, por ejemplo, la fluidez en el tránsito vehicular, mejorar la forma de transportar a los limeños por toda la ciudad, Metropolitano, Tren Eléctrico de Superficie, se anuncian Metros Subterráneos, corredores viales, existen hoy súper estaciones en varios puntos de la ciudad que están siendo pésimamente mal utilizadas por la personas, existen denuncias de usuarios que están siendo presas de la delincuencia generalizada en estas estaciones, etc, etc.; se anuncia también gran cantidad de ciclovías, muy buenas intenciones de crear más zonas peatonales para el disfrute de la población. La gran inseguridad y desorden sucede también por la insuficiente supervisión o mejor dicho y directamente, así no guste esta palabra, FISCALIZACION, los seres humanos no educados necesitan ser controlados, reencauzados y a los reticentes sancionarlos, (para esta acción existen varias formas) cuando no son capaces de respetar la normatividad que se establece para el respeto de los fueros de las otras personas que sí aceptan las reglas de convivencia ordenada. Cuando no es posible en el corto plazo de extender por toda la ciudad herramientas de tecnología de punta, para supervisar el desenvolvimiento de vehículos y personas en la vía pública, debemos apelar al recurso humano, excelente oportunidad para la creación de empleos sumamente productivos, socialmente hablando, debidamente motivados y formados, para que junto a la autoridad salgan a las calles a colaborar en la gran cruzada por devolver a la comunidad una ciudad ordenada y segura en todos sus aspectos de convivencia. Hasta mañana.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

Federico Battifora

Rompemuelle