Importancia de la marca personal

Aquello que nos hace singulares, únicos, diferentes de los demás, que nos hace reconocibles, que nos identifica, que nos pone en valor y que nos sirve, entre otras muchas cosas, para hacer conocida nuestra actividad principal, que se sepa qué es lo que hacemos y que lo hacemos bien, esa entonces será nuestra Marca Personal.

| 14 abril 2013 12:04 AM | Columnistas y Colaboradores | 611 Lecturas
611

En el mundo que nos ha tocado vivir, en estos tiempos que corren vertiginosos y superpuestos, es más necesario que nunca diferenciarnos para hacernos visibles, recordables, para llamar la atención y estar en la mente de aquellos a quienes nos interesa dirigirnos. La sentencia es algo así como: si no te diferencias no existes. Así de serio es el tema. Contar con una Marca Personal ayudará a esta visibilidad, lo contrario, no tenerla, nos arrinconará y nos hará pequeñitos, irreconocibles, y pocos sabrán entonces qué es lo que sabemos hacer, por más de que estemos convencidos de que lo hacemos mejor que nadie. La Marca Personal nos dará visibilidad, nos hará conocidos, se sabrá quiénes somos y qué es lo que hacemos.

Hablamos de ser visibles para los demás, visibles y recordables, obviamente que para bien, ya que se puede ser visible y recordable también a partir de malas acciones. No resulta fácil la tarea de hacerse conocer, de ser visible, la clave para generar esa visibilidad está, aunque parezca poquito, en las ganas. Sí pues, las ganas se ven, se sienten, se perciben y por tanto ayudan considerablemente a quien las tiene a ser visible, a salir de las sombras. Las ganas son una manifestación del ánimo y el ánimo a su vez es el provocador de las ganas. Ánimo, agitación del espíritu, energía para llevar adelante nuestros propósitos. Estado que logra modificar el cuerpo y la voz, que nos permite estar más atentos y por tanto responder de manera más intensa a los estímulos recibidos, lo que hará la diferencia: que seamos visibles para los demás.

En buena cuenta, cuando esta marca personal es una buena marca, pues entonces nos provoca cercanía, afecto, colaboración, cooperación, lealtad, en suma: nos la jugamos por esas personas. Por el contrario cuando somos víctimas de una mala experiencia con una marca personal no nos provoca repetirla.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: |


...

Jaime Lértora

¡Habla Jaime!

Columnista

0.426250934601