¿Ideología, ignorancia o mezquindad?

Todos estamos de acuerdo que el discurso presidencial de Fiestas Patrias no fue articulado. Fue un listado de temas sueltos que no estuvieron debidamente integrados en ejes principales. Obviamente hubieron elementos positivos, otros poco tratados y temas omitidos.

Por Diario La Primera | 10 ago 2012 |    

Una de las críticas principales señalada por un conocido editorialista del diario La República y de la TV es que el problema se resuelve, en gran medida, si el gobierno diseña e implanta un tablero de control de mando con los cien indicadores principales para la gestión gubernamental. Hay algo de cierto, ya que un gobierno sin metas se circunscribe a la administración de lo coyuntural, sin perspectiva alguna. Sin embargo, el editorialista aludido, olvida que un gobierno sin planeamiento no tiene visión, misión, objetivos, estrategias, prioridades y por tanto no tiene rumbo definido. El planeamiento es la primera política pública.

La política pública tiene múltiples definiciones, entre ellas destaca la de ser un curso de acción o de inacción gubernamental, en respuesta a problemas públicos. Para fines analíticos esta se divide por etapas: gestación, formulación, evaluación ex ante, ejecución o implantación, seguimiento y evaluación a posteriori. Sin embargo, todas las políticas públicas sectoriales tienen la misma importancia, no se prioriza entre estas ni se analizan en conjunto. Este enfoque tampoco atiende la problemática de cómo se construye la visión de un país o de un territorio en particular. No se enfatiza en cómo cambiar el curso de los acontecimientos inerciales. La perspectiva de las políticas públicas no es útil para atender las interrogantes tradicionales del planeamiento y del análisis prospectivo: ¿quién soy?, ¿qué puede ocurrir?, ¿qué podría ocurrir si?, ¿qué tendría que ocurrir (para alcanzar un futuro dado)?, ¿qué puedo hacer?, ¿qué voy a hacer?, ¿cómo voy a hacerlo?

Las acciones específicas se pueden entender como políticas públicas, tanto consideradas individualmente como agrupadas sectorialmente. La perspectiva de estas políticas es como el análisis micro en la economía, pero requiere de la visión macro, aunque hay que reconocer que las políticas públicas tienen una mirada más multidisciplinaria vinculada a la ciencia política y la administración.

El colega de la TV no debe olvidar que el planeamiento es la primera etapa del proceso administrativo de todo tipo de organizaciones, sean estas públicas o privadas, nacionales o internacionales. Tampoco debe omitir que implantar los protocolos «adecuados» de las políticas públicas en sus diferentes etapas es útil, pero insuficiente para la acción de gobierno, que debe ser en esencia integradora y priorizada. Hay que revertir el actual abandono del planeamiento gubernamental, relanzándolo desde el CEPLAN. No hay que ser ideologizado o mezquino.


    Germán Alarco Tosoni

    Germán Alarco Tosoni

    Opinión

    Profesor Universidad del Pacífico