¡Iceberg al frente!

La crisis económica internacional ya está generando los primeros estragos en la economía peruana. Entre enero y febrero del 2013 las exportaciones de bienes en dólares americanos cayeron 18% respecto del mismo periodo del año anterior, por una contracción de las exportaciones tradicionales en 22%, 3.8% en las no tradicionales y 6.3% en los otros productos registrados por el BCRP. Es interesante anotar que esta caída fue en volúmenes físicos. El INEI reporta una contracción total de 17.8%, mientras que las tradicionales disminuyeron en 25.9% y las no tradicionales en 6.5%. Asimismo, en esta semana se informó que el crecimiento acumulado de la producción nacional a febrero de 2013 fue de 5.6% con respecto al mismo periodo de 2012, debajo del emblemático 6%, por los decrecimientos en minería e hidrocarburos, los bajos crecimientos en pesca y de manufactura de solo 3.9 y 1.7% anual, respectivamente.

| 19 abril 2013 12:04 AM | Columnistas y Colaboradores | 734 Lecturas
734

La caída en las exportaciones observada a febrero es un hecho grave, ya que se ha producido antes que se manifieste un hecho de significancia internacional. Lo anterior a diferencia de lo ocurrido en octubre del 2008, luego de la quiebra de Lehman Brothers, en que las exportaciones en dólares corrientes cayeron 14% respecto del mismo periodo del año anterior; para presentar una mayor contracción de 36% en enero del 2009, explicado principalmente por la caída de los precios internacionales del 25.7%. Al cierre del 2009 los volúmenes de exportación solo cayeron en 3.2%, mientras que los precios de las exportaciones se redujeron 10% en promedio entre 2008 y 2009. Ahora, a diferencia del periodo 2008-2009, la caída es en volúmenes físicos por las menores demandas del mercado chino, suizo y japonés.

En el caso extremo, si la caída de las exportaciones reales en los dos primeros meses se mantuviera todo el año, suponiendo constantes todas las demás variables del 2012, el PBI real de 2013 caería en 5.5%. Si la contracción fuera de la mitad o la cuarta parte de este efecto, el PBI real caería en 2.8% y 1.4% respectivamente. Sin embargo, el problema no queda ahí, ya que por ejemplo la inversión privada que venía creciendo 25.9% en 2008, se contrajo 15.1% en 2009, aunque también las importaciones se redujeron 18.6%.

Esperamos que las autoridades ya estén trabajando en la preparación e implantación de las respuestas a este shock externo. Desafortunadamente seguimos dependiendo de la buena voluntad de un conjunto de personas, ya que no hubo avance en la institucionalización de las políticas fiscal y monetaria anticíclicas. Hay que dar mensajes claros para que la inversión privada no se contraiga, evitando chantajes. A pesar de las particularidades de esta coyuntura, el uso adecuado de la política fiscal, monetaria, comercial y la redistribución del ingreso a favor de los estratos de menores recursos, nos pueden evitar caer al abismo.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: |


...

Germán Alarco Tosoni

Opinión

Profesor Universidad del Pacífico

1.0965590477