Hunt Oil o el modelo arcaico

La senadora y ex mi-nistra del Ambiente de Brasil y posible candidata del Partido Verde a las próximas elecciones presidenciales, Marina Silva, acaba de publicar una severa denuncia sobre lo que ella llama el “modelo de desarrollo arcaico” del presidente Lula y que está llegando a “una situación límite” en la Amazonía brasileña donde el 17 por ciento del bosque ya ha sido abatido con gravísimas consecuencias sociales y ambientales.

Por Diario La Primera | 07 setiembre 2009 |  1.9k 
1987  

Es ese “modelo arcaico” basado en la transnacionalización de la Amazonía para la instalación de inmensos latifundios para ganadería, plantaciones de soya y caña de azúcar para biodiesel, masiva tala del bosque, construcción de megaproyectos mineros y especulación y concentración de la tierra es el que el presidente García pretende obsesivamente para nuestra Amazonía. En su mensaje al país del 28 de julio pasado puso como ejemplo ese “modelo”.

“Decir que una ley que evita la destrucción del bosque por la tala ilegal y la minería informal es para quitar a 300 mil nativos los millones de hectáreas que tienen, es otra falsedad. Miren la diferencia: en Brasil, hace dos semanas se han parcelado y titulado 77 millones de hectáreas de la Amazonía, pero allá no se han lanzado mentiras ni se hecho escándalo y saben ¿por qué?, porque Brasil es un país muy grande al que los modelos extremistas del continente no pueden penetrar, para fomentar la violencia”.

Pero Marina Silva dice que esas 60 millones de hectáreas de tierras (no 70 como afirma el presidente García) han sido adjudicadas a los especuladores y “barones de la tierra” que desde el Ejecutivo y el Congreso brasileños construyen la maquinaria jurídica y política de ese “modelo” que concentra la riqueza amazónica en pocas manos, genera más pobreza y contribuye al calentamiento global.

Una muestra de ese “modelo de desarrollo arcaico”, cortoplacista y primario exportador, es la petrolera estadounidense Hunt Oil con el lote 76 de 1 millón y medio de hectáreas en el mismo corazón de la biodiversidad peruana y mundial: Madre de Dios y Cusco.

Sólo uno de los helipuertos, de los 166 que construirá, ya muestra los daños de lo que ocurrirá después. Pero el desastre social, político y cultural es peor: división, lucha y fragmentación entre los pueblos indígenas; pugnas entre las alcaldías y los líderes sociales que se disputan ferozmente las pitanzas que arroja la empresa en la zona.

Son los terribles costos del “modelo de desarrollo arcaico”.

Referencia
Propia

    Róger Rumrrill

    Róger Rumrrill

    En el ojo de la tormenta

    Loading...

    Deje un comentario