Homero en Lima

¿Qué cosas puede hacer Homero Simpson en el Perú? De hecho, se baja a todas las cerveceras tumba chicheros, colocando su clásica Duff, imponente y radial como un globo aerostático en medio de la Videna.

| 06 noviembre 2009 12:11 AM | Columnistas y Colaboradores | 471 Lecturas
471

Con su altisonante voz, espeta el “¡Marge!” en todos los rincones de Limafield –leen bien, malapalafaiter: un cielo maligno nos robó la palabra ‘spring’ para siempre-. Al viejo de Bart le reventaría no encontrar una sola rosquilla con ingredientes peruanos. Se zampa al toque los picarones embadurnados con miel “esta es la versión peruana, diablos, sabe deliciosa”. Vería en mi Gato PoP una versión espectacular del Scratchy, desmereciendo su gato Snowball II. La guata de Homero es presidencial. O presidenciable, para los cerebros con aceite de avión. No lo desvirtuemos; el hombre amarillo es de la pipol, camisa blanca, y sencillo y estúpido las muchas pero con escape al humor absurdo. ¿Se alucinan a Homero Simpson en un mototaxi, ingresando al Congreso diciendo: “Malditos otorongos, nadie roba al pueblo peruano, ¿qué cuánto ganan? Ouch!”. O quedarse horas y horas frente a las portadas de los kioscos, con las babas por las calatas de turno –Para luego abrir las mismas páginas, y aprender clases escolares en el mismo periódico (El Trome-rcio); siempre yéndole al doble rasero-. Busca su cuy para adoptarlo de mascota, aumentando la población de su familia; se comería una puca picante y vería con mala cara a la prensa tipo Flanders, la que usa cortina en cuestiones religiosas y planificación sexual para que el pueblo viva su cruz y circo. Buscará su bar de Moe, y encontrará el Queirolo. Con su auto al Metropolitano, creyendo que es una obra de arte contemporáneo de esas que se botan a las dos horas de expuesto. Concebirá la TV peruana como un asalto del Smithers, en calidad de hombre fronterizo. Ayer, Humberto Vélez, la voz de Homero Simpson en español, estuvo en Radio Capital. Subido a la voz del pelón, dijo, a todo el Perú, con voz quejona: “¡te odio maldito Cipriano-Burns!”. (Grande, charls Carlín).


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

Luis Torres Montero

Malas palabras

www.malaspalabras.pe