Hidetaka Ogura

1.- Era el Primer Secretario de la Embajada del Japón en Lima, cuando la residencia del embajador fue tomada por 14 miembros del MRTA en una típica acción terrorista el 17 de diciembre de 1996. Permaneció como rehén hasta el 22 de abril de 1997, cuando fue liberado por los comandos de nuestras FFAA (ningún miembro de la PNP) en una impecable y audaz operación antiterrorista.

| 31 octubre 2011 12:10 AM | Columnistas y Colaboradores | 2k Lecturas
2028
-.-

En setiembre del 2001 -recobrada la democracia- don Hidetaka Ogura, ya como catedrático universitario en Tokio, envió una carta formal al Poder Judicial por la que dio testimonio que después de haber sido liberado: “… vi a un miembro del MRTA, que se llamaba Tito. Sus dos manos estaban amarradas atrás y su cuerpo estaba tendido boca abajo hacia el suelo. El movió su cuerpo, así que pude reconocer que estaba vivo. Él estaba con camiseta de manga corta y de color verde con pantalón corto de color oscuro. Cuando Tito intentó hablar levantando su cabeza, un policía armado que estaba de custodia pateó su cabeza y ésta empezó a sangrar. Fue un policía porque los policías estaban de custodia en la casa vecina”. Aunque sin igual precisión, también relató que vio con vida, sentados y amarrados en el suelo a otros dos terroristas, un hombre y una mujer, a la que reconoció como Cynthia.

2.- Como se sabe, al día siguiente del rescate, se informó oficialmente que los 14 terroristas del MRTA habían muerto en la acción militar, junto con el doctor Giusti- uno de los rehenes- y el comandante Valer del Ejército. Varios fueron los heridos entre los comandos. Después de cuatro años, cuando se conoció formalmente el testimonio de Ogura, se generaron muchas suspicacias respecto de la versión oficial. Las dudas crecieron cuando durante el proceso investigatorio, el informe forense daba cuenta que el cadáver de Tito mostraba los signos de haber recibido un disparo en la cabeza, a corta distancia, de arriba hacia abajo y de atrás hacia adelante; muestra típica de una ejecución extrajudicial.

3.- ¿Cuál era la verdadera historia? La investigación fiscal señala que efectivos de la policía, ubicados en la casa colindante, habían reconocido al comandante PNP Jesús Zamudio Aliaga (que se encuentra prófugo) como el jefe del grupo de aniquilamiento que dio muerte a los terroristas capturados. El jefe de Zamudio era el coronel Roberto Huamán, el adú de Montesinos. Por versión de algunos policías, los ejecutores del asesinato a mansalva de los terroristas rendidos eran un grupo especial de policías, dependientes directamente del SIN, a los que se les conocía como “los gallinazos”.

También, se tomó como declaración de parte, el texto titulado “Operación Chavín de Huántar” donde el general Hermoza Ríos se autorreconoce, entre otras cosas, como el responsable de la planificación del operativo del rescate, hasta sus últimos detalles, en coordinación con el poderoso jefe del SIN.

4).- Para no quedarse atrás, el por entonces presidente Fujimori quiso adueñarse de la propiedad de la estrategia, en colisión con la narración del dúo Hermoza-Montesinos, y hasta quiso otorgarle un inusitado rol a su hijo Kenyi, por entonces adolescente. La popularidad de Fujimori se duplicó al conseguir una aprobación cercana al 70%.

5).- Por último, habría que recordar que sobre el tema del histórico rescate, la conclusión 102 del Informe Final de la CVR dice: “… saluda el heroísmo y la eficiencia de los comandos que culminaron con éxito el operativo del rescate, y rinde homenaje a los miembros de Ejército fallecidos en dicha acción”.

¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


En este artículo: |


...

Carlos Tapia

Opinión

Columnista

Deje un comentario

Espere...