Hacia el entendimiento

Con espíritu constructivo y democrático, tenemos que saludar los pasos de distensión que el gobierno nacional ha comenzado a dar para destrabar y superar los conflictos políticos y sociales que afectan al país desde hace semanas, solución que debe llegar mediante las armas del diálogo y la concertación, porque el enfrentamiento solo conduce al agravamiento de las cosas, en perjuicio de todos.

| 09 junio 2012 12:06 AM | Columnistas y Colaboradores | 787 Lecturas
787

Ha sido positivo que el jefe del Estado se haya reunido con la Asamblea Nacional de Gobiernos Regionales, en un diálogo que los representantes de los pueblos del Perú han considerado positivo, y que ha servido para dejar en claro la unidad existente en torno a la institucionalidad y el respeto a la autoridad presidencial, más allá de los apasionamientos políticos y de actitudes fuera de lugar del presidente regional de Cajamarca.

En la importante reunión, en lo fundamental, se ha llegado a consensos que pueden ser la base de entendimientos aplicables a las regiones que registran conflictos socioambientales y que consisten básicamente en un diálogo fluido y una coordinación y concertación entre el gobierno nacional y las administraciones regionales, articulados en aras del desarrollo.

También hubo consenso en la necesidad de crear condiciones para las inversiones, tan necesarias para la prosperidad que se merecen los pueblos del Perú; de inversiones que aporten al desarrollo sostenible, con respeto al medio ambiente y a las comunidades donde se instalen.

En el caso de Cajamarca, los presidentes regionales han convocado a un diálogo entre las autoridades de esa región, el gobierno nacional y las empresas involucradas, en busca de acercar posiciones en aras de un entendimiento.

A esos importantes avances se ha sumado la determinación del Consejo de Ministros, de poner en marcha un plan de evaluación de las condiciones ambientales de Espinar, a fin de esclarecer los problemas de contaminación detectados y confirmados y determinar su origen, atendiendo la inquietud del pueblo de Espinar y con su participación. Debe primar allí también el ánimo constructivo, para consolidar la paz.

En el caso de Cajamarca, teniendo en cuenta la polarización existente, creemos que la solución definitiva debe estar en un referendo en el que la ciudadanía decida sobre el proyecto Conga, con todos los elementos de juicio y sin imposiciones ni radicalismos.

Loading...



...