Por la gran transformación

A mediados de julio, diversas organizaciones sociales, como la CGTP, realizarán una Jornada Nacional de Lucha acordada en la última reunión de los Frentes Regionales desarrollada en Arequipa y que fue anunciada en el Acto Político Cultural por el Día Internacional de los Trabajadores y Trabajadoras.

| 04 mayo 2012 12:05 AM | Columnistas y Colaboradores | 1k Lecturas
1066

Esta medida tiene como finalidad exigir la gran transformación, propuesta política que derrotó en las urnas a la derecha peruana, que estando veinte años en el poder de manera ilegítima no supo construir una sociedad con justicia social pese al exponencial crecimiento económico anunciado por los gobernantes de turno y los líderes empresariales.

A nueve meses de iniciado el gobierno, los retrocesos del presidente Ollanta Humala configuran un escenario donde los perdedores de las elecciones (la derecha política y económica) han impuesto su agenda, la misma que se repite desde la dictadura fujimontesinista que se expresa en eliminación de derechos sociales y laborales, mayores ventajas tributarias para el empresariado nacional y extranjero, control de la economía por los operadores del neoliberalismo y la profundización del continuismo económico que genera trabajo precario, bajos salarios y pensiones, servicios públicos y privados de baja calidad, etc.

Debemos reconocer que en el gobierno actual existen condiciones diferentes al de García y se han obtenido algunas reivindicaciones, como el incremento de la remuneración mínima vital (aunque el segundo tramo ha quedado en la ambigüedad política), la reglamentación de la Ley de Seguridad y Salud en el Trabajo, el arbitraje potestativo y la recuperación del Lote 88 del Gas de Camisea.

Sin embargo, los temas de fondo continúan postergados como la derogatoria de la legislación laboral fujimorista, el respeto a la libertad sindical y la negociación colectiva, la dación de una Ley del Trabajo, la eliminación de los regímenes especiales que impiden a los trabajadores ejercer sus derechos laborales plenos y la criminalización de la protesta. A esto sumamos, la indiferencia frente a los conflictos sociales que se incrementan debido a la violencia con que las mineras y petroleras pretenden explotar los recursos naturales (como ocurre en Conga), sin respetar la decisión de las comunidades, los recursos naturales, el agua y el medio ambiente.

El continuismo se ha impuesto a la gran transformación que prometió el presidente Ollanta Humala, dejándose de lado incluso la denominada hoja de ruta. Las líneas políticas sociales y laborales del nefasto gobierno de García prosiguen vigentes sosteniendo el modelo económico extractivista, que condenan a nuestro país al subdesarrollo, mientras un sector minoritario de la población en alianza con las transnacionales se benefician de dicha riqueza.

Por estos motivos, la convocatoria a una Jornada Nacional de Lucha responde a las demandas de las grandes mayorías para expresar su rechazo a un modelo económico precarizador y defender los cambios por el que votaron la mayoría de peruanos y peruanas.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo:


...

Mario Huamán Rivera

Opinión

Columnista