Gol de palomita

Es quizá el hombre de prensa que más sabe de fútbol en el medio, aunque eso no es un gran mérito porque, digamos, no hay muchos en el medio que saben de fútbol. Pero este tío sí sabe. Conoce por la simple razón que estudia sin un momento de sosiego sumergido en ese tema del que todos hablan como si supieran: el fútbol.

| 24 setiembre 2011 12:09 AM | Columnistas y Colaboradores | 938 Lecturas
938

Decía que el señor Moscoso sí la conoce y ahora está, optimista y lleno de ilusiones, concentrado en cómo ayudar para que la selección de fútbol llegue al mundial. Sabe que el periodismo puede ayudar y en eso anda y dice que pronto habrá sorpresas. Le creemos.

Le dicen la mente más brillante entre todos los comentaristas y tienen razón, aunque hay bromistas que indican que le dicen así porque le brilla la calvita. No, en realidad, el apodo es por su análisis rutilante sobre el deporte rey que asombra a las masas.

Hace unos días lo vi jugando pelota, no digo fútbol, porque dio risa en una canchita pequeña de gras artificial, y me dieron ganas de decirle que ocupara el banquito de los espectadores para que comentara la pichanguita.

No lo hice, porque reírse es lo que recomiendan los médicos y porque todos tienen derecho a estirar las piernas, además, porque no es obligatorio que juegue bien en la cancha para ser un comentarista sobresaliente.

Lo suyo es el periodismo y eso es muy evidente porque cada vez que toca la pelota ésta siente una ligera incomodidad como si quisiera ser tocada por otros pies más adiestrados.

Seamos francos y digamos que tan mal no ha jugado. Haciendo cálculos que casi nada tienen que ver con la realidad, hay que decir que de cincuenta falló 37 pases; no pudo frenar a ningún atacante contrario; pero ordenó bien a su equipo sorprendido de sus jugadas. “Marca allá, ábrete, quita esa pelota”, decía.

Sorprendió. Le llegó una pelota al corazón del área y él estuvo mejor ubicado que todos. Saltó como los grandes e hizo una palomita que solo se ve por televisión. Yo quise hacerle una foto en ese instante histórico. Fue un golazo. La pelota entró al arco por un ángulo imposible. El único problema fue que el equipo contrario celebró el gol, digo, el autogol.

¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


En este artículo: |


...

El Escorpión

El Escorpión

elescorpion@diariolaprimeraperu.com

Deje un comentario

Espere...