Giampietri súbitamente enfermo

¿Qué inesperada dolencia ha llevado hasta una habitación del Hospital Naval, en cuidados intensivos -sin derecho a visitas-, al almirante Luis Giampietri?

| 01 febrero 2009 12:02 AM | Columnistas y Colaboradores | 555 Lecturas
555

¿Lo habrá agotado la jornada de la Apec con Bush, Hu Jin Tao y otros circulando por la ciudad de Lima?

¿Se habrá estresado después de jugarse para que sus ahijados y sobrinos salten todas las barreras del mérito y desde los últimos puestos de la tabla sean los únicos ascendidos en la Marina, dejando en su grado a los cinco mejores de la promoción?

¿Estará deprimido por la mala suerte de su amigo Rafael Rey que se metió en el lío ese de la contralora que no había pasado ni por Gijón, ni por Berkeley?

No le deseamos ningún mal al almirante. Pero tememos que el virus que lo ha afectado es uno totalmente nuevo que se le conoce como el Ponce F.

La sintomatología es amnesia repentina (no se reconoce a los amigos), mudez inesperada, fobia a la prensa, etc.

Ya hacía días que el almirante iba mostrando que el Ponce F. lo había afectado de manera devastadora. Por ejemplo, ya no recordaba quién recomendó a un capitán de navío que tenía un oscuro pasado de guerra sucia, para un ascenso que Paniagua no quiso firmar en el 2000 ni Toledo en el 2002; recomendación hecha apenas comenzado el nuevo gobierno de Alan García, y cuando el prospecto de contralmirante en retiro, ya estaba metido hasta el cuello en el chuponeo de buena parte de la clase política y empresarial.

Y en algo que parece un desvarío, el almirante ha declarado también que sigue creyendo, a pesar de los informes de la policía y la resolución de los jueces, que el “atentado” del 26 de diciembre (que detectaron los amigos de Bussines Track) era verdad y que sólo el miedo de los jueces ha hecho posible que los autores salgan en libertad. A lo que añade: “Estamos volviendo a la misma etapa del año 84 en la que la gente, al final, va a tomar su propia justicia” (Expreso, 15.01.09).

¿Cómo tomar esto? ¿Cómo el síntoma de una grave enfermedad?

El hecho es que las malas lenguas afirman otra cosa: que el almirante se ha internado porque Alan García lo engañó durante meses con la investigación de los chuponeos, mientras buscaba a Ponce Feijóo con la ayuda de la Dinandro, sin que su vicepresidente pudiera sospecharlo.

Touché, Lucho, le habría dicho Alan cuando ya tenía al contralmirante “bamba” y su pandilla tras las rejas. Entonces Giampietri perdió poco a poco el habla y al final terminó en cuidados intensivos. Pero antes de internarse le dijo a su asistente: diles que suelten el segundo paquete de audios.

Loading...



...

Raúl Wiener

POLITIKA

Analista