Gas de Camisea, ¿chanfainita o renegociación?

El gobierno, que ha dado inicio a la ilegal exportación del 47 % de la reserva estratégica del Gas de Camisea, sigue maniobrando para darle mayores beneficios al Monopolio exportador del Gas (Repsol-Hunt), en lo que ya se llama el Mel-chorazo.

Por Diario La Primera | 15 jul 2010 |    

Se niega a responder la solicitud de documentos públicos de la exportación del gas, solicitados públicamente por el Foro Soberanía Energética, con plazo hasta el 20 de julio para iniciar acción judicial sino lo hace. El gobierno condecora al vocero político del Monopolio Exportador, Kuscynski, mientras el Fiscal Supremo Peláez Bardales, venciendo todos los plazos, sigue sin pronunciarse sobre la Querella que en mi contra ha formulado PPK desde el 2006, por haberlo denunciado en su lobbysmo para la exportación del Gas. Pese a que he sido declarado inocente por el juez y la Corte de Lima, se mantiene la Querella en la Corte Suprema, Sala Duberly Rodríguez, como espada de Damocles contra mi persona, para restringir mis derechos ciudadanos.

El gobierno, arrinconado por el rechazo ciudadano, ha sacado de la manga otro conejo ilusionista, en algo que llama renegociación pero es mas bien una chanfainita, pues no está basado en la soberanía. Ha dictado un Decreto Supremo sobre regalías iguales, pero “a futuro”. Autoriza a Perupetro, “plantear” el renegociar los actuales contratos de Camisea. En la prensa se ha declarado el real objetivo. Señalan que el Monopolio Gasífero Exportador debe “ceder un poco”, pues sino en las elecciones regionales 2010 y en las generales del 2011 la ciudadanía se va a pronunciar por la “nacionalización”, es decir, por la recuperación del gas de Camisea para el mercado nacional ante el evidente desabastecimiento. Cocinan la chanfainita. Que Repsol-Hunt cedan unas migajas e incrementen en algo su actual ridículo aporte al fisco de US$ 1,135 millones en 15 años, para así mantener sus entre US$ 14 mil y 21 mil millones de sobre utilidades, y sobretodo logren que formalmente el destino del gas no sea México sino Chile y Argentina, para nueva duplicación de sus inmensas utilidades.

La renegociación del contrato de Camisea es necesaria, pero sobre bases de soberanía. Debe hacerse sobre los siguientes aspectos: a) priorizar la demanda del mercado nacinal, incluyendo el sur peruano, y por lo tanto suspender la actual exportación del gas de los lotes 88 y 56; b) modificar los precios, impuestos y regalías, que están fijados con perjuicio del Estado y los peruanos en actos de corrupción denunciados c) la masificación inmediata y descentralizada del gas natural de los lotes 88 y 56 en los usos domiciliario, transporte, industrias, petroquímicas, regiones, reformulando las condiciones de abastecimiento y precios del GLP, abaratando en un tercio el precio con el gas natural y con un programa de masificación de 3 millones de nuevos usuarios en 3 años.

Aparecen serios indicios de gravísimas irregularidades de los tratos del MEM con Repsol, como lo evidencian el destino del gas del lote 57 hacia el mercado interno, la autorización irregular a usar el ducto del mercado interno para transportar el gas de exportación, y la crisis con el GLP. ¡Este es el encargado de la “renegociación” por el gobierno!. ¡¡Todos al nuevo lavado de banderas el 26 de julio a las 12 m en la Plaza San Martín de Lima!!.


    Manuel Dammert Ego Aguirre

    Manuel Dammert Ego Aguirre

    Opinión

    Comentarista