García y Tío George

Alan García y Jorge del Castillo se dejan fotografiar adrede en una cafetería para hacer creer a los incautos que van limando asperezas cuando es evidente que ellos, como los buenos “causas”, siempre han estado en contacto.

| 20 abril 2012 12:04 AM | Columnistas y Colaboradores | 928 Lecturas
928

García y Del Castillo no se separarán nunca, se cuidarán siempre, por el temor de que si uno de ellos cae, puede caer el otro.

Del Castillo le debe mucho a García y es fiel a él sobre todas las cosas y ha dado muestras de ello innumerable veces. Fue su abogado cuando otros apristas lo insultaban después del gobierno del 85; su compañero de gestión buena parte del segundo gobierno aprista hasta que explotó el caso petroaudios.

García sabe que Del Castillo le sirvió, le sirve y le servirá en infinidad de cosas sobre todo en las que deben ocultarse debajo de la alfombra.

No es cuestión de amistad lo que los une, como puede confundirse; es más bien que los dos se han dado cuenta de que juntos pueden hacer toda clase de maldades.

Del Castillo está seguro que el único aprista que puede volver a ser presidente es García y por eso le ayudará en todo en la campaña del 2016.

A los dos les importan un maní el Partido Aprista Peruano. Si se dan cuenta de que matando al Apra, García puede volver al poder, al toque agarrarán a cañonazos al partido de Haya de la Torre.

Les importa un rábano Haya de la Torre, pero sí son capaces de pronunciar su nombre si así puede conseguir votos. Son vagos, vaguísimos. Se han acostumbrado a vivir de los demás. Todo lo que ellos tienen les pertenece al Estado, a todos nosotros.

Dicen que esa vez que entraron a la cafetería, los empleados preguntaron al jefe si era preciso llamar al serenazgo.

Hacen buena dupla. García es parlanchín talentoso, palabrero criollo, y el otro es mago moviendo cosas por lo bajo.

Si alguien quisiera sacar adelante una empresa del choreo tendría que contratar a los dos, pero tendrán que cuidarse porque ellos querrán quitarle la empresa al dueño.

Los dos viven como ricos. Se dieron cuenta temprano de que ser honestos no era buen negocio.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

El Escorpión

El Escorpión

elescorpion@diariolaprimeraperu.com