García ya no quiere ser investigado

Aún antes de comenzar el actual gobierno, ya se sabía que se instalaría una comisión especial para investigar la gestión presidencial 2006-2011, y aclarar muchas cosas oscuras de ese período y deslindar si se cometieron delitos y faltas a la Constitución bajo ese gobierno.

| 25 abril 2013 12:04 AM | Columnistas y Colaboradores | 749 Lecturas
749

Se conoce que el APRA, con el apoyo del fujimorismo, bloquearon la posibilidad que Javier Diez Canseco dirigiera esa comisión, lo que fue una primera evidencia de que existía miedo, pero el nacionalismo cedió a la presión y aceptó una composición negociada y una presidencia con menor perfil político.

Han pasado dos años en los que la táctica García, que empezó ninguneando a sus investigadores y repitiendo que él no la debía y por eso no temía, ha producido un viraje de emergencia que se expresa en la carta a la Defensoría del Pueblo, que en resumen significa que ya no quiere responder preguntas sobre su gobierno y que el objetivo ahora es acabar con la investigación y que otras instituciones del Estado lo saquen del aprieto.

Cuando el país está esperando una explicación sobre el punto más agudo de la Megacomisión, el de los narcoindultos y narcoconmutaciones, García se queja de que entre miles de gracias concedidas no le digan cuáles le cuestionan, fingiendo que no entiende que la mayor acusación que le recae es por qué abusó del derecho de gracia y por qué no respetó las leyes que prohibían los beneficios para narcotraficantes y violadores de niños.

Los casos concretos están en los diarios y cada día incrementan la imagen de un uso mafioso del dispositivo constitucional, en el que probablemente se canjeaban libertades por una cifra de dinero. Este tremendo caso de corrupción pretende evadirlo Alan García recurriendo a asuntos procesales. Como que en otros casos también tira la pelota fuera de la cancha: ¿quién presionó a Business Track?, ¿dónde está lo malo de los Decretos de Urgencia?, ¿por qué tendría que saber lo que hacían Cornejo, Garrido Lecca, Arana y otros funcionarios que le preparaban las grandes inauguraciones de su gobierno?

El presidente sabelotodo, de pronto ya no sabe nada. Y por si fuera poco ni siquiera sabe que su lugarteniente Mulder ha declarado “propio de un payaso”, el fallo sobre el caso Diez Canseco, que García invoca a su favor para exigir un debido proceso. Claro que aquí no se aplica el paralelo, porque no hay aún acusación ni menos sanción contra su persona. Pero la mención refleja que el expresidente se las va jugar a fondo justamente para impedir que la Megacomisión pueda acusarlo. Hasta ha adelantado su candidatura y abierto varios frentes: Nadine, indulto a Fujimori, chavismo de Humala, para sacar su tema del centro de la coyuntura política. Pero mala suerte, cada día aparecen más denuncias y AGP está más acorralado.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

Raúl Wiener

POLITIKA

Analista