García, Fujimori y Castañeda son la misma corrupción

La CGTP y la Federación de Trabajadores en Construcción Civil (FTCCP) vienen denunciando desde hace años la alianza de García con grupos de delincuentes para demoler a la oposición social. Los audios del 2008 y del presente año, demuestran que el gobierno aprista ha ejecutado un plan destinado a profundizar la corrupción en el país y demoler a las organizaciones sociales, brindando impunidad a las mafias y corruptos, quienes con la derrota de la hija del recluso, Alberto Fujimori, hoy pretenden copar entidades, como el CONAFOVICER, con la finalidad de administrar el dinero de los obreros de construcción civil y enfrentar al nuevo gobierno.

Por Diario La Primera | 01 jul 2011 |    

Las denuncias de nuevos audios que relacionan a García con otros actos ilícitos corroborarían lo dicho por los trabajadores sobre las vinculaciones del pronto ex presidente con entidades mafiosas. En esta oportunidad estaría involucrado con la cuestionada empresa Business Track. Según su ex gerente, García y Jorge del Castillo tenían el plan de quedarse 15 años en el gobierno, que se frustró por el escándalo de los “petroaudios” de donde habían pensado embolsicarse 865 millones de dólares para financiar dicho proyecto político. A esto se suma, el chuponeo al electo Presidente, Ollanta Humala, y otros líderes. Por estos hechos, aparte del baguazo y otros delitos, García deberá responder a la justicia.

Asimismo, la ultraderecha se encuentra preparando toda la maquinaria para enfrentar al nuevo régimen. Mientras García sigue dando beneficios a los corruptos y delincuentes, el frustrado candidato presidencial Castañeda Lossio es liberado del caso Comunicore, pese a las pruebas existentes y arremete contra la alcaldesa de Lima, Susana Villarán, buscando debilitar su gestión. García y Castañeda cuentan con el respaldo de los fujimoristas y de ciertos medios de comunicación que hacen eco a sus declaraciones.

El Fujimorismo, Castañeda y García significan para los peruanos y peruanas, corrupción e impunidad, lo que se apreciará con el posible indulto que le darían al preso Fujimori, con el fin de recibir el respaldo de la bancada naranja para blindarse frente a los procesos judiciales que se les abriría. Por estos motivos, la alcaldesa y el electo presidente son los blancos de sus críticas y hechos, con el fin de debilitarlos y dar a los Fujimori un empoderamiento político destinado a frustrar las propuestas de cambio y evitar que los trabajadores y las mayorías accedan a una inclusión social que se exprese en aumento de salarios y generación de trabajos con derechos, entre otros beneficios para la población.

El país y el gobierno de Ollanta Humala deben estar alerta sobre estas acciones. Las organizaciones sociales tenemos la responsabilidad de defender nuestra decisión en las urnas y enfrentar políticamente y en las calles los objetivos de García, Castañeda y los Fujimori, quienes representan a la corrupción que fue derrotada el 5 de junio.

A nombre de la CGTP y la FTCCP expreso mi solidaridad con la periodista Rosa María Palacios.


    Mario Huamán Rivera

    Mario Huamán Rivera

    Opinión

    Columnista