Gana por tradición

Por las ocasiones de gol que desperdició Juan Aurich en la segunda parte, queda la impresión que quizás el marcador fue lo más adecuado. Pero en la primera parte, el cuadro local no generó una verdadera situación de gol. El portero Libman la pasó muy tranquilo.

| 09 diciembre 2011 12:12 AM | Columnistas y Colaboradores | 1k Lecturas
1073

Solo cuando Umaña se animó a ubicar a Ciciliano y Ascoy, el equipo cambió y tuvo a mal traer a Alianza Lima. Y es que viendo la formación del Juan Aurich daba la impresión que “regalaba mucho”.

Sin Pedro Ascoy y Reimond Manco, dos de los artífices que aquel triunfo por la Copa Libertadores el año pasado. Encima, Ciciliano el hombre con más experiencia también estaba en la banca de suplentes. Y Roberto Merino estaba en la tribuna.

Ysrael Zúñiga la rompió en el fútbol peruano hace 12 años. Pero hoy dista mucho de aquel jugador.

En cambio Alianza Lima presentaba tres elementos diferentes, Montaño, Ovelar y Arroé. Por eso, los íntimos manejaron el partido en la primera etapa. Mientras que los chiclayanos no tenían precisión a la hora de los pases largos.

Quizás el viento fuerte en la primera etapa fue el culpable que se equivocaran tanto los locales en los servicios.

A mí también me pareció un poco de temor o quizás de respeto. Alianza Lima con Jayo en la cancha debía ser su punto débil. Pero los chiclayanos no aprovecharon su lentitud.

El técnico Arrué fue cauto para aguantar el marcador y no ir a buscar otro tanto, porque de nada le servía.

Cuando ingresa Ciciliano por Uribe y solo se queda Molina como volante central en Aurich, el estratega chileno prefirió no atacar su punto débil. Optó por sacar a Montaño y poner a Vílchez para jugar con tres volantes centrales.

Luego sacó a Bazán y mandó a Corrales a ubicarse como volante por izquierda para proteger a Trujillo y de pasó formar dos línea de cuatro.

Escuchaba en la televisión que transmitió el partido, que el técnico fue inteligente. Claro, como ganó Alianza Lima, es fácil comentar con el resultado. Pero se olvidan que Juan Aurich creo 4 ocasiones de gol en ese lapso.

Dos de Ascoy, uno de Zúñiga y un remate al poste bien pudieron cambiar el resultado y seguramente no hubiesen calificado como inteligente a Miguel Angel Arrué. Pese a que Juan Aurich tiene gente como para remontar este marcador, el profesor Umaña no ha demostrado que son superiores a los íntimos. Alianza tiene todo a su favor para dar la vuelta olímpica en Matute.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

Ivlev Moscoso

Opinión

imoscoso@diariolaprimeraperu.com