Frases hirientes

- “Hildebrandt es chavista”. (César Hildebrandt Chávez)

- Los comunistas siempre toman partido.

- El muro de Berlín era medianero con el fracaso.

Por Diario La Primera | 01 jul 2009 |    

- Para los pobres la leche siempre es evaporada.

- El ogro del Apra es ese del castillo.

- ¿Se han dado cuenta de que las pesadillas siempre son con uno mismo?

- El modisto Versace murió a quemarropa.

- Nadie le lavó mejor la cara al Perú que Bolívar.

- La experiencia es el premio consuelo.

- Si la mala uva se cosechara tendríamos vino para exportar.

- Fernando Botero siempre dijo que Beatriz Merino era escultural.

- La pobreza es un cuarto menguante.

- Tirar es un verbo hecho carne.

- Cuando Marx escribió “El Capital” jamás pensó en el efecto que tendría entre los analfabetos.

- Nadie fomenta tanto el ateísmo como Cipriani.

- El fútbol español es el capitalismo de estadio.

- Las macrocifras suelen ocultar los megafracasos.

- El amor es una pieza para cuatro manos.

- Los cruzados fueron los paramilitares del cristianismo.

- El quinto –“no matarás”- también se refería a los toros.

- Los rateros son la abreviatura de las grandes finanzas.

- Ser de centro también es estar con Dios y con el diablo.

- El racismo es la más superficial de las estupideces.

- A José Carlos Mariátegui lo siguen huaqueando.

- El interés de los bancos es tu dinero.

- García empeñó su palabra y se la remataron.

- Montesinos era marchante porque vendía grabados.

- “El lema debió de ser: el Apra nunca muerde”. (Mauricio Múlder)

- “Murió de una operación encubierta” (Susy Díaz)

- El pánico consiste en haber acertado.

- No es que fuera promiscua. Es que daba alojamiento.

- ¿Adquisiciones hostiles? ¿Hay otras?

- Cuando la dejó, la novia de Jack parecía destrozada.

- Robespierre inventó eso de la separación de cuerpos.

- En las quiebras siempre hay un loco de remate.

- Los dálmatas son un piano de cola.

- Algunos bolivianos parecen altoperuanos en bajada.
Referencia
Frases hirientes

    César Hildebrandt

    César Hildebrandt

    Opinión

    Columnista