Frases hirientes

- Chile limita al norte con nuestra debilidad.

- La matanza de San Valentín es el matrimonio.

- “Eres parte de mí”. (Jack el destripador)

Por Diario La Primera | 24 jun 2009 |    

- Los electrocutados se dejan llevar por la corriente.

- Las espinas actúan en nombre de la rosa.

- En el fondo, Mesalina era muy buena.

- Lana (Turner) era muy abrigadora.

- Las epidemias de cólera las provoca Israel.

- La marinera es la rima de los pies forzados.

- Napoleón tenía patente de corso.

- Hasta la luna se dejó pisar por los estadounidenses.

- Daisy siempre pagaba el pato.

- Las rejas de Palacio son premonitorias.

- Soy un Leo contumaz.

- La economía de Egipto es una gran pirámide.

- Lo que menos olvidan las mujeres es la cara que tuvieron.

- Se conocieron y hubo química instantánea. Eran narcos.

- El avión de Fujimori era de propulsión a choro.

- Carlos Álvarez considera emblemática la calle Capón.

- Cuando el canal 2 sea fumigado habrá una masacre.

- Cuando se encierran con el director de casting, las novatas de Hollywood siempre ven estrellas.

- La poesía es el verdadero tigre de papel.

- Si José Martí resucitara mandaría fusilar a Castro.

- Un francés xenófobo podría ser acusado de redundancia.

- Los perros van siempre decididos a ninguna parte.

- La nada asusta sobre todo a los que son parte de ella.

- La filosofía consiste en decir en difícil lo que de todos modos resulta incomprensible.

- Los locos siempre están de vacaciones.

- El divorcio empieza con un entendimiento.

- A un tirano con Parkinson todo el mundo le tiembla.

- Algo me dice que, en el amor, Madonna gime en playback.

- El secreto de la felicidad siempre es descifrado por un tonto.

- El miedo es el paludismo de la dignidad.

- Los helicópteros aceptan la verticalidad del mando.

- Todos los carpinteros lo son a rajatabla.

- El sexo es la única fricción que puede acabar bien.

- En toda cordura hay un reloj cucú.

- La derrama magisterial consiste en soñar con la maestra.

- Para Luz del Sur el poder nace del fusible.

- ¿Puentes colgantes? ¿Es que hay otros?

- Los jacobinos terminan perdiendo la cabeza.

- El sueño de Scorsese es una orquesta de cámaras.

- El duelo es una pena de muerte.

- Montesinos era tan limpio que lavaba sus dólares.

- Al amor también le dicen fondos mutuos.

Referencia
Frases hirientes

    César Hildebrandt

    César Hildebrandt

    Opinión

    Columnista