Festejar un empate

Veo como festeja Venezuela luego de empatar contra Chile. La verdad es que no entiendo qué celebran. Porque si piensan estar en el mundial, necesitaban obligadamente la victoria. Con la igualdad, sólo pueden apostar a ganarle a Brasil en su propia casa. Algo que parece fuera de toda realidad.

Por Diario La Primera | 08 set 2009 |    

Me hizo recordar a Perú la vez que con gol de Pajuelo con golpe de cabeza y bajo la dirección de Julio César Uribe empatamos a los brasileños en su propio estadio. Cuando culminó el encuentro, los jugadores nacionales se abrazaban como si hubiesen logrado el objetivo, cuando el único resultado que valía para seguir con posibilidades para la clasificación era ganar.

Parece que los jugadores no entienden y creen que en el camino van a encontrar los puntos que necesitan para lograr el objetivo. Tal como sucedió más tarde, Perú no clasificó al mundial de Corea y Japón. Y el empate contra Brasil curiosamente no fue un buen resultado para el objetivo.

Eso mismo le sucedió a Venezuela el sábado por la noche. Se alegraron por las puras. Porque el empate no sirve para ingresar entre los cuatro primeros. Argentina aún perdiendo contra Paraguay, le debe ganar a Perú y sumar 25 unidades. Todavía ganando los llaneros sus dos siguientes cotejos no alcanzarán a los gauchos.

Se me hace raro decirlo, pero el que debió festejar fue Chile. Pues, aunque matemáticamente aún no está en el mundial, el punto lo deja a cinco unidades de Argentina y a siete del quinto lugar. Cuando sólo faltan 9 unidades por disputar, la igualdad ante los llaneros fue como aquel empate de Perú ante Uruguay en 1981.

Todo lo contrario sucedió en Copenhague, cuando Dinamarca empató de local ante Portugal. Cuando terminó el partido, los vikingos celebraron. Parecería una actitud conformista, pero no es asÑ Pues con 17 unidades y teniendo a Malta como próximo rival, tenían razón para hacerlo.

Siempre he dicho que no se puede festejar un empate de local así sea contra Brasil o la selección de Júpiter, pero en el caso de Dinamarca era para festejar.


    Ivlev Moscoso

    Ivlev Moscoso

    Opinión

    imoscoso@diariolaprimeraperu.com