Feria de primeros ministros

Todos los medios están llenos de titulares y notas especulando sobre el nombre de próximo presidente del Consejo de Ministros que reemplazará a Óscar Valdés. Y a medida que se acerca el 28 de julio los rumores van a ir inevitablemente en aumento, sobre todo si los que han generado la confusión ahora declaran que se cambiarán ministros en “el momento adecuado” o que lo único que me interesa es pasar unas buenas Fiestas Patrias, ustedes interpreten.

Por Diario La Primera | 19 jul 2012 |    

Por cierto, sería un grave error pensar que la abundancia de nombres para presidir un eventual tercer gabinete de Ollanta Humala, sea un indicador de fortaleza del régimen. Eso de que cualquiera puede ser, es la confirmación de que el que iba a ser un gobierno popular progresista que iba a reducir las diferencias sociales se ha convertido en un espacio vacío que se puede llenar con cualquier cosa, con tal que contribuya a mantener al grupo que ejerce el poder.

Y las respuestas dizque misteriosas de Humala y Valdés tampoco reflejan control de la situación sino apenas un afán evasivo en medio de una colosal indefinición. Si me preguntan mi opinión les diré que Ollanta todavía no ha decidido el destino de su premier con la nariz a lo Camet y con 17 muertos en la alforja, que quiere divertirse después de ocho meses de disparar contra manifestantes desarmados y después del gran fracaso de Kepashiato donde los que matan en otros lugares fueron acribillados por elementos armados que hasta ahora no han sufrido ninguna baja ni han sido capturados.

Pero para pasarla bien lo puede hacer con fajín o sin fajín, que es lo que nos ha querido decir.

Tampoco seguramente está convencido del tipo de cambio de dirección que debe imprimir a su gobierno. Por eso se mueve desde una baraja de sus actuales ministros, con lo que lanzaría el mensaje básico de continuismo, con algunas variaciones en los acentos.

Así, si designara a Castilla la tecnoburocracia gestada dentro del Estado se haría de todo el poder y tendríamos algo muy parecido a lo que ofrecía PPK. Si se fuera por Cornejo sería algo similar, quizás con mayor cintura política y financiera, y si lo hiciera por Pulgar-Vidal indicaría que eligió un gabinete bombero de los conflictos. Jiménez Mayor produciría casi un símil del gabinete Salas del año 2000, por la adaptabilidad del personaje. Y así.

De otro lado, la tentación de recurrir a presidentes regionales que ha rondado la cabeza del gobierno y ha sido deliberadamente difundida a los medios, recordaría inmediatamente la figura del abrazo del oso.

Porque ¿qué cosa sería un premier procedente de una presidencia regional en un escenario en el que el Ejecutivo está peleado con otro presidente regional?

Tal vez una mente de inteligencia ha dicho que esta sería la jugada maestra, pero hasta ahora los aludidos han declinado la invitación para mantenerse en sus puestos. Toledo, por su parte, viene sugiriendo que el premierato debe recaer en una figura independiente de prestigio, y junto a Álvaro Vargas Llosa ha insistido en el nombre de Beatriz Merino, que siempre ha tenido buenos promotores.

Lo que ahora domina sin embargo es la desorientación. La misma que invade el proceso de escucha sobre Conga donde nadie se atreve a hablar al otro porque no tiene nada que ofrecer. En general estamos ante un gobierno que trata de explotar la ambigüedad que es lo único que le queda. Por eso el “momento adecuado” es cualquier momento. O sea ninguno.


    Raúl Wiener

    Raúl Wiener

    POLITIKA

    Analista