Feliz día, Perú

Lo mejor de este día es que Alan García, a partir de aproximadamente las once de la mañana, no será más presidente de la República; sino pollito gordo en fuga. Querrá irse quizá sin que nadie se dé cuenta, con el costalillo lleno y sin hacer ruido, de puntitas.

| 28 julio 2011 12:07 AM | Columnistas y Colaboradores | 976 Lecturas
976

Se fue soltando sus bla, bla, bla, que extrañaremos, aunque nos dicen que soltará su metralleta verbal contra el nuevo presidente, que no le perdonará una. Así es porque le han hecho creer que desde chiquito él es el dueño del poder. Ya no escucharemos su verbo solemne hasta cuando habla de palomitas de maíz. En fin, se hará extrañar el gordo que tenía la facilidad de colgarse en los titulares.

El otro que le gustaría estar ya fuera del país es el “Tío George”, quien ha quedado tan mal en este gobierno que hasta Lucianita León es ahora vocero del Partido Aprista. Si Haya resucitara la mandaría a organizar festivales de mamacitas apristas.

Ya. Hay que dejar ya de hablar mal de la gente. Es 28 de julio y hay que alegrarnos para que las cosas mejoren. Hay que hacer que este día parezca un verdadero cumpleaños del país. Hay nuevos vientos, hoy empezamos una nueva era. Esperemos que el primer Mensaje a la Nación del nuevo presidente mejore las cosas.

Hay muchas cosas por celebrar. Una de las mejores es que solo quedan cuatro gatos del Apra en el Congreso, por ejemplo. Que Keiko no es la que hablará hoy en el Congreso, que al menos por cinco años García no estará colgado de la mamadera.

Chispas. Habíamos dicho que no íbamos hablar mal de la gente. Bueno, dicen que está de moda estar feliz. Yo creo que la felicidad, que para muchos es inexistente, viene y se va, viene y se va, algo así como las mareas en el mar.

Es una buena receta estar feliz siempre. Si lo recomiendan los médicos bola-rojas debe ser bueno. Además estar feliz se muestra en el rostro con una sonrisa y los médicos recomiendan sonreír y hasta soltar carcajadas. No sé cómo llegamos aquí a hablar sobre la felicidad. Empecé este texto diciendo que García es ya un pollito gordo en fuga o algo así y terminé hablando de la felicidad. Sin duda es mejor hablar de la felicidad y decir cualquier cosa, que referirse al presidente Alan García. Feliz día, Perú. Otra vez: ¡Viva el Perú!

¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.



...

El Escorpión

El Escorpión

elescorpion@diariolaprimeraperu.com