¿Feliz 28?

La ‘navaja’ se llama Perú. Con su hoja me rasuro diariamente, dejando algunas heridas en las mejillas; cuanto más alcohol use contra esta molestia, más ardor habrá. Cuanta más injusticia haya, saldrán más cantutas y frontones. Conmigo no se cuente si alguien desea que se le salude ‘a secas’ por ser peruano. Yo no puedo celebrar un racismo in crescendo; el ‘pendejismo’ nocivo del limeño; la complacencia servil ante las transnacionales. Yo no puedo destapar la botella para escaldarme por un ¡Viva el Perú, carajo! y brindar hipócritamente con el intolerante, el intelectual elitista o un alpinchista onanista. Es tiempo de reflexión: ¿qué cosa es ser peruano y hacia qué ‘mar’ va nuestro ‘caballito de totora’? Es una pregunta incómoda y a la vez desafiante. Una mala palabra en estado puro: El 9.6% de limeños no se sienten orgullosos -o poco orgullosos- de ser peruanos. Incluidos están los que se abstienen de dar una respuesta, según la última encuesta de la Universidad de Lima. Esta estadística es peligrosa. En el país falta la integración. La unión en el alma común. Somos más de 28 millones, es decir, los ‘desertores’ se multiplican. Ahora, es respetable esa posición y hasta la ‘acaricio’, porque es la desilusión que deja el mensaje presidencial de la ampulosidad verbal. Y como última rueda siempre la cultura. Más canon minero y menos crédito al espíritu peruano. ¿Acaso no es ésta la eterna infidelidad al Perú? La que sólo muestra algodones, perdiéndose de vista la navaja. Yo no saludo con un “feliz 28”. Arriesgo la mejilla con mi agasajo malapalabrero: “que tenga Ud. un infeliz 28”.

Por Diario La Primera | 28 jul 2008 |    

 

Referencia
¿Feliz 28?

    Luis Torres Montero

    Luis Torres Montero

    Malas palabras

    www.malaspalabras.pe