Familias rotas

Es lo que se obtiene luego de un incidente fatal en las pistas, avenidas o calles, no importa el color de la piel, no importa el credo que se profese, no importa el tamaño de la billetera, no importa el color político, ni los aromas populares, solo importa que es un ser humano al que se le ha quitado la vida violentamente.

| 25 agosto 2012 12:08 AM | Columnistas y Colaboradores | 645 Lecturas
645

Todo por la INCOMPETENCIA del sistema de movilidad humana que se gestiona en una comunidad que tiene a la locomoción automotor como uno de los ejes centrales de la vida de sus ciudadanos y por la inmensa irresponsabilidad de algunos conductores que ante tanta impunidad que transitan al mando de vehículos motorizados, incumpliendo normas, con la ignorante seguridad que poco podría sucederle de ocurrir la desgracia de atropellar y matar a un ser humano.Esto no lo lleva registrado en su mundo CONSCIENTE a la hora de conducir. Pero el problema no finaliza con la muerte del integrante de la familia, el problema se inicia con el incidente fatal, dependiendo de las innumerables variables y diversidad de situaciones familiares que existen, si es o no sostén de familia pequeña o numerosa, si su familia es de hijos pequeños o no, etc. Lo concreto es que los proyectos de familia quedan rotos. Si a esta situación le sumamos que nuestro seguro por accidentes de tránsito, es ridículamente insuficiente, comparado con otras realidades, redondeamos la precariedad de nuestra realidad vial. Puntualizando por cierto que la vida de un ser humano no tiene precio. Es necesario entonces, iniciar sin una campaña de concientización a la población limeña en primera instancia, utilizando estrategias diferentes para cada segmento, niños, adolecentes, universitarios, población en general y especialmente y con carácter de urgencia a por lo menos 20,000 pilotos del transporte urbano.Esta sugerencia va de la mano con la REFORMA DEL TRANSPORTE, ya que el éxito dependerá también de la transformación de las CONCIENCIAS de los pilotos a través de la incorporación de los conceptos de la conducción responsable que dicho sea de paso, estos conocimientos aclaro nada tienen que ver con reglamentos ni destrezas conductivas, lo que si es necesario que sepan también es que estas técnicas producen en los conductores resultados positivamente asombrosos. Hasta mañana.

Loading...



...

Federico Battifora

Rompemuelle