Extraño poder

La lamentable huelga de EsSalud, pronta a terminar, ha puesto en primer plano la existencia, poco conocida por el gran público, de un organismo con poderes insólitamente excepcionales, capaz de manejar a distancia a las pocas empresas estatales que le quedan al país, y que ha jugado un papel decisivo desde la penumbra en la que se mantienen sus ejecutivos, a su vez en la órbita del también cada vez más poderoso Ministerio de Economía y Finanzas.

Por Diario La Primera | 08 set 2012 |    

Se trata del Fonafe, que ha sido duramente cuestionado por diversas instancias, por tener literalmente sometido a EsSalud, y que, en forma sistemática, según afirman los ejecutivos de esta institución, han obstaculizado su desarrollo y gestión autónoma, propia de la modernidad, algo que, por cierto, parece ocurrir igualmente con las empresas estatales.

Pero lo insólito es que EsSalud no es una empresa estatal, sino que pertenece a los asegurados de los sectores estatal y privado y sus recursos no se los da el Estado, que además le adeuda una astronómica suma por los aportes que religiosamente descuenta a los empleados públicos. Pese a ello, un reciente exgobernante se vanagloriaba inaugurando obras de EsSalud como si las hubiera hecho su gobierno.

Es ya un hecho públicamente conocido, que la posibilidad de solucionar la huelga médica de EsSalud le fue maniatada a esta entidad, por el veto del Fonafe a los aumentos de sueldo que la administración estaba dispuesta a conceder, para hacer justicia a los profesionales e impedir o solucionar el conflicto.

Resulta por tanto justo y necesario que, independientemente del desenlace del conflicto médico de la seguridad social, la extraña tutela que el pasado gobierno impuso a EsSalud termine y esta institución recupere su independencia, para tomar las decisiones que requieren se despegue y la mejora integral de la atención a quienes la mantienen y a quienes se debe: los asegurados.

Lo sucedido ha dejado la convicción de que es necesario evaluar las excesivas atribuciones del Fonafe, una entidad que extiende a diversos ministerios el poder del MEF y donde el Premier es Director y el Ministro de Economía Presidente del Fonafe. Ello significa, en buen romance, que un subalterno está por encima de su jefe. “Los evangelios por tierra”.

Referencia
Extraño poder

    Arturo Belaunde Guzmán