Expresidente afortunado

Alan García nos está queriendo convencer que para él es bastante fácil comprarse casi al contado una casa de alrededor de un millón de dólares, mientras paga el alquiler de otra vivienda en la zona más exclusiva de Lima, mantiene casas de playa y departamentos en zonas exclusivas de París y Bogotá.

| 09 febrero 2013 12:02 AM | Columnistas y Colaboradores | 934 Lecturas
934

Para todo le alcanza por algunas razones más bien contundentes:

—Ha sido Presidente de la República dos veces y puede hablar de lo mal que le fue como populista y del crecimiento que logró como neoliberal, lo que parece que tiene algún jale entre públicos extranjeros;

—Ha contratado un representante internacional que ofrece sus servicios como conferencista a empresarios a los que seguramente les interesa oír eso de que la crisis actual es una de riqueza y que se arreglará sola si no hay interferencias, o que lo que está pasando en Europa es que el Estado de Bienestar es demasiado caro y hay que eliminarlo.

—Es socio, junto con Chang Escobedo, Garrido Lecca y Jimmy Carbajal, de la librería Crisol que le paga por adelantado los derechos sobre sus libros cuando todavía no están terminados.

—Es empleado del mismo Chang, que fue su ministro inamovible, en la dirección de la Escuela de Gobernabilidad de la Universidad San Martín de Porres, donde el misterio es cómo hizo el rector para estar fuera del cargo cinco años y volver al día siguiente del fin de gobierno aprista.

—La Universidad le paga casi 50 mil soles mensuales porque Chang así lo decide y le facilita un auto BMW para sus desplazamientos, probablemente con gasolina y chofer incluido, por lo que ya no tiene que pedírselo al Estado.

—Tiene una pensión como expresidente que también suma dinero.

Si todo esto es verdad, no se ve por dónde se podría negar el resumen que hace Jaime Bayly de su conversación con García, en la que él plantea que el salario presidencial no alcanzaría para su tren de vida y el presidente de esa época le dice que no sea cojudo, que la plata llega sola. Todo lo que está planteado más arriba es un diseño de plata que le llega por el valor que supuestamente tiene haber sido presidente y la expectativa de otros de que vuelva a serlo.

Por eso, esa historia de que Alan García acreditó con papeles parte de su fortuna, suena más bien a un intento por hacer que lo aceptemos como nuevo rico, cada vez más rico, como efecto directo de su paso por el más alto puesto de la política nacional.

Pero hay más, a Alan, Chang, Del Castillo, Garrido Lecca y muchos otros miembros del gobierno anterior les imputan participación en graves actos de corrupción, algunos han producido incrementos patrimoniales importantes y todos se mueven con enorme impunidad.

De García se afirma que tiene diversos testaferros, acciones en empresas, cuentas que no se sabe, patrimonio por legalizar. Si fuera así, el cuento del investigado feliz no sería sino el comienzo de una operación mafiosa de blanqueo de ingresos de la corrupción. Para eso hay muchos amigos dispuestos a firmar invitaciones, documentos de ingresos y cumplir con los impuestos. Cuando lo que interesa es cómo se sale tan lleno de dinero y propiedades al dejar el poder.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: |


...

Raúl Wiener

POLITIKA

Analista

0.761675834656