¿Experimento psicosocial?

Un célebre personaje comentó que la inclinación mayoritaria del electorado limeño hacia Susana Villarán (SV) sería una mala señal para los mercados. Luego se desdijo señalando que no tendría efecto alguno. El mismo día, un funcionario del Barclays Bank comentó que lo relevante son las elecciones presidenciales, “no interesa que sean de izquierda o de derecha”. No les gusta, los que utilizan palabras como “nacionalismo” o “sectores estratégicos”. El sábado pasado, el personaje en cuestión, volvió a comentar que lo peligroso está en el grupo alrededor de la candidata SV. Entonces, ¿en qué quedamos?

Por Diario La Primera | 01 oct 2010 |    
La respuesta de diversos comentaristas fue positiva, ante esta evidente acción de chantaje económico-político. Se trataba, para algunos, de que la decisión popular no puede estar sujeta a presión alguna. Sin embargo, para otros, los argumentos eran de orden práctico. La contienda actual involucra temas locales, se trata de una votación no ideológica y las nuevas autoridades no tendrían la capacidad para llevar a cabo cambios relevantes al modelo económico. Pero, qué dirán todos estos analistas cuando se trate de la contienda presidencial. ¿Todo vale?

A pesar de las buenas intenciones, la prima de riesgo país (spread soberano) del Perú desde el 15 al 24 de septiembre reportada por el MEF, ha mostrado una variación porcentual por encima de Argentina, Brasil, Colombia, Ecuador, Panamá, México y hasta de Venezuela preelectoral. El conjunto de los grupos de poder transnacional y local van a sacudirnos más temprano que tarde por estas “peligrosas inclinaciones”. Tratarían de darnos el mayor golpe al menor costo posible. La elevación de la prima de riesgo se realiza desde fuera del país, donde pierden todos los deudores nacionales mientras gana el capital financiero. Mayores ventas de acciones en la Bolsa de Valores de Lima generarían la reducción de sus cotizaciones, pero esta podría ser aprovechada por inversionistas locales menores. Otra ruta es motivar un salto en el tipo de cambio al retirar depósitos del país.

El Banco Central (BCRP) le ha dado una poderosa arma a estos grupos de poder al dejar que se concentren vencimientos entre 1 día y 3 meses por más de US$ 9,200 millones, sobre un total de US$ 9,700 millones en certificados de depósito. El retiro de estos depósitos precipitaría una elevación del tipo de cambio generando un susto a muchos. Sin embargo, esta operación contra el sol no sería sostenible en el tiempo ya que el BCRP dispondría de otros US$ 33,500 millones de las reservas para frenarla.


    Germán Alarco Tosoni

    Germán Alarco Tosoni

    Opinión

    Profesor Universidad del Pacífico