Examen de maestros: ¿Dónde está el detalle?

El domingo 20 de enero, 180,000 maestros rindieron una prueba para ocupar una de las 40,000 plazas para trabajar como docente en el Perú. Al margen de la dificultad que deriva del número excesivo de egresados de formación magisterial frente a las necesidades reales del número de maestros en el país, este hecho nos recuerda una pregunta central: ¿con qué objetivo entrarán a trabajar estos maestros? ¿están bien formados para ello?

| 21 enero 2013 12:01 AM | Columnistas y Colaboradores | 1.2k Lecturas
1268

Hoy contamos con un Marco para el Buen Desempeño Docente, recientemente aprobado por Resolución Ministerial, fruto de una discusión larga interinstitucional y que es parte de un planteamiento integral: “mejorar las condiciones de trabajo del maestro, asegurar la calidad de su formación inicial y en servicio y promover, de manera continua, su desarrollo profesional y desempeño en la práctica, constituyen las políticas públicas que sirven de soporte para el desarrollo docente y su relación con la mejora de los aprendizajes y la calidad de la educación”.

Una primera inquietud es ¿cómo revertir años de mala formación docente de modo que estén a la altura del “buen desempeño”? Del rompecabezas relativo al desarrollo docente, una pieza central a afrontar este año es sin duda la de la formación magisterial, hoy en el fondo de la precarización de la profesión.

Asimismo, cabe retomar la pregunta planteada por Manuel Bello: en un país que tiene uno de los sistemas educativos más segregados del mundo, ¿hay que hablar de “buen desempeño del docente” o de “buen desempeño del docente inclusivo”. Teniendo como mira un acuerdo o pacto para impulsar una buena docencia en nuestro país, es fundamental asumir esta pregunta como parte de los asuntos a resolver este año. Concretar un desempeño inclusivo del docente no será fácil, requiere como contraparte un esfuerzo redistributivo de todas las políticas públicas.

Finalmente, ¿cómo asumir el reto planteado por el Foro Andino sobre Formación Docente y Educación para el Desarrollo Sostenible? (Unesco oct. 2011), es decir, ¿cómo relacionar de forma significativa el enfoque de educación para el desarrollo sostenible con los retos actuales que enfrenta la profesión docente? Hoy contamos con una Política Nacional de Educación Ambiental, recientemente aprobada, que es preciso relacionar con el Marco de Buen Desempeño Docente. Este debe garantizar la formación de nuevos ciudadanos y ciudadanas con capacidad de reconocerse como parte integral del ecosistema en que viven, de comprender los problemas en los cuales se encuentran inmersos, y de asumirse como responsables de sus posibles soluciones.

Necesitamos revertir años de mala formación docente, pero, simultáneamente, requerimos ponerla al día con los retos actuales. Desmontar el enfoque enciclopédico fue parte de una lucha planteada desde el inicio del pensamiento educativo que levantó altos muros entre la didáctica de escuela y el saber para la vida. Hoy esa lucha se presenta en nuevos contextos. Los muros están hoy entre la escuela y el contexto más amplio, entre la política educativa y el resto de políticas, entre la enseñanza a secas y el desarrollo del pensamiento crítico.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo:


...

Teresa Tovar Samanez

A ojo de buen cubero

1.05154490471