Estafa en el VRAE

Para saber que el con-trato de capacitación antisubversiva para el VRAE (ahora VRAEM), suscrito en 2009 con una empresa israelí fue siempre una farsa basta con recordar lo que pasó en Kepashiato en abril del año pasado. Obviamente no había habido ninguna capacitación, como que se recurrió a novatos, ni mejora en las técnicas de enfrentamiento, ni nada de nada.

| 16 febrero 2013 12:02 AM | Columnistas y Colaboradores | 1.1k Lecturas
1128

Lo que los israelíes saben de guerra en el desierto, bombardeos de poblaciones civiles y servicios secretos que asesinan por el mundo, no parecía el tipo de materias que se requería en las selvas del río Apurímac y el Ene, pero a don Rafael Rey lo convencieron, como él mismo dice, casi en un toque, de que esta era la empresa que estaba buscando.

Por eso no hubo ninguna competidora al momento de la selección, porque se suponía que sus capacidades eran únicas y eso justificaba diversos forzamientos como su inclusión manu militari en la lista de proveedores del Estado, su inscripción para actuar en el país posterior a la firma del contrato y las facilidades que el Banco de Comercio (de propiedad de las Fuerzas Armadas) otorgó para la emisión de los avales.

Pero luego está todo el tema acerca de lo que hizo con los más de 15 millones de dólares la empresa que aún hoy defienden Rey, Tubino y otros que estuvieron en la colada y ahí es donde la Contraloría dice que no llegó personal experimentado para los entrenamientos, ni se hicieron los documentos de planificación que estaban comprometidos y los informes fueron presentados con textos del propio Ejército peruano.

Es decir cero, como se ha hecho gráfico en el avance y consolidación del territorio en manos de los hermanos Quispe Palomino y en célebres papelones como el del falso rescate de los trabajadores rehenes en La Convención, la intervención en Ranrapata que se saldó con la muerte de una niña de seis años, la persecución de “pioneritos” que no lo eran, etc. En resumen, ninguna idea clara o aclarada por la asesoría israelí.

Pero si todo suena a cuento chino, como aquel de los tanques que marcharon en Lima y después no se compraron, y es además propio del estilo García y de la incompetencia de Rey, lo que colma la nota es saber que el intermediario de esta estafa era nada menos que el novísimo experto militar Hernán Garrido Lecca, también experto en vivienda y agua (se le debe la no reconstrucción del sur), hospitales (de la mano con Rómulo y Canaán), en bancos (trajo al Azteca y formó con los chilenos el República que después quebró), etc.

El tipo al que García convocó para que le contara cómo eran las cosas corruptas en el fujimorismo, también metió las manos en el Vrae. Eso aclara todo.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: |


...

Raúl Wiener

POLITIKA

Analista

0.634709119797