Estados Unidos ya no es lo que era

Parece mentira que la moneda de reserva mundial siga siendo la de la economía más endeudada del mundo. El dólar se ha venido depreciando en casi toda América del Sur distorsionando el comercio intrarregional en la última década. El importador chileno de café de Colombia que tiene que cambiar sus pesos a dólares para pagar la mercadería, y luego el exportador colombiano que hace la misma operación al recibir su pago, están expuestos a una gran inestabilidad cambiaria. Y a parte del negocio del banco intermediador, la volatilidad del dólar es nociva, pues genera pérdidas de competitividad innecesarias.

| 17 julio 2011 12:07 AM | Columnistas y Colaboradores | 1.1k Lecturas
1128

Cuando el dólar era más o menos estable y la economía norteamericana sólida, esta lógica nacida del Acuerdo de Bretton Woods tenía sentido. Pero hoy, que la deuda estadounidense alcanza los 14 billones de dólares y va en aumento, las agencias calificadoras de riesgo están a punto de bajarle la nota a Estados Unidos, lo que significaría que el Tesoro norteamericano ya no sería lo más seguro del mundo y eso lo cambia todo.

Si Estados Unidos pierde su AAA, ya no sería conveniente depositar casi el 80% de nuestras reservas internacionales en sus arcas. No habría necesidad de financiar su déficit fiscal, pues desde hace años la tasa de interés es casi cero y el costo de oportunidad de tener nuestro ahorro allí, enorme. Si el riesgo se sincera, el inicio de una gran reforma monetaria mundial ya no se podría escamotear.

Ante la posibilidad creciente de que Estados Unidos no pueda seguir pagando el servicio de su deuda, la agencia Moddy´s ha puesto en revisión su calificación. Y Standard & Poor’s y Fitch no tardarían en actuar en la misma dirección si el riesgo de cesación de pagos se mantiene.

Y eso ha puesto una papa caliente en el Congreso, donde tanto demócratas como republicanos tendrán que ponerse de acuerdo para de una vez por todas, ponerle un hasta aquí al constante endeudamiento, y eso de todas maneras implica un ajuste del gasto que va a tener un gran impacto en sus ciudadanos.

La espada y la pared es lo que mejor describe esta situación. Pues sea en el escenario de ajuste o de default, la caída del dólar como gran moneda mundial está a la vista.

Así las cosas, propuestas como las de una unidad de cuentas sudamericana, que saque al dólar del comercio en la región cobrará mucha fuerza. O que las reservas peruanas se queden en un fondo sudamericano de estabilización monetaria en lugar de ir a la reserva federal ya no sonará a herejía. Una nueva arquitectura financiera se empieza a dibujar al tiempo que Estados Unidos pierde hegemonía.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

Carlos Alonso Bedoya

Economía disidente