Esperándola

Estas cosas pasan a menudo, que los lectores se enamoran de sus escritores preferidos, se obsesionan con ellos. Es el caso de Fidel, quien está perdidamente enamorado de la escritora ayacuchana Patricia de Souza; quien vive en París felizmente casada con un francés. Pero eso no le importa a Fidel, quien dice haberse enamorado de ella sin conocerla luego de enamorarse de sus libros.

| 25 noviembre 2011 12:11 AM | Columnistas y Colaboradores | 870 Lecturas
870

Fidel sabe tanto de ella que tiene inclusive la versión inicial de la tesis doctoral en literatura francesa y comparada sobre Flora Tristán y Lautréamont. Fidel es quizá el único lector capaz de recordar párrafos enteros de la primera novela de la escritora “Cuando llegue la noche”.

Fidel conoce tanto a su escritora predilecta que sabe exactamente en qué lugar de Cora Cora vio por primera vez la luz (Fue a ver el lugar). Tiene la colección completa de todo lo que ha publicado en revistas locales y todas las entrevistas que ha concedido a los diarios.

Fidel no es un coleccionista de libros, pero en su biblioteca tiene debidamente ordenados todos los libros de la escritora, desde “La mentira de un fauno”, “El último cuerpo de Úrsula”, “Electra en la ciudad”, “Aquella imagen que transpira” hasta “Cuando llegue la noche”, “Ellos dos” y otros libros.

Fidel vive en Independencia (Lima) y Patricia de Souza, en París (Francia). “Pero para eso está el Facebook”, dijo cierto día Fidel. Cierta tarde, luego de conversar con ella, me contó su hazaña.

—Hola, Patricia, es un gusto.

—Hola, Fidel.

—Me agrada cómo escribe y me gustaría conocerla en persona.

—Gracias, pero estoy lejos.

—No importa, yo la esperaré.

—Bueno, qué libros míos ha leído usted.

—Ninguno (mintió Fidel y nadie sabe por qué)

—¿Entonces por qué dice que le agrada mi escritura?

—Bueno, he leído algunos textos suyos. Es que no encuentro sus libros en Lima.

—Los venden en las librerías del centro.

—Los compraré y los leeré todos y en cuanto usted vuelva a Lima la visitaré para que me los dedique.

—Bueno.

Fidel tiene desde hace siete años el paquete listo con los libros leídos y subrayados de Patricia de Souza a la espera de que ella vuelva algún día. “Me da miedo, Escorpión. Espero que ella no piense mal de mí. Solo quiero verla, hablar con ella un rato y ya. No sé cuándo vendrá. Pero puedo esperarla veinte años si es preciso”, me confesó.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

El Escorpión

El Escorpión

elescorpion@diariolaprimeraperu.com

Deje un comentario