Ese chavismo

El 28 de julio en el Congreso, justo cuando insultaba y decía una serie de sandeces, alguien debió acercarse a Martha Chávez y decirle: “Martha, cuidado, hay damas”. Nadie se atrevió, quizá por temor a recibir un golpe.

| 30 julio 2011 12:07 AM | Columnistas y Colaboradores | 768 Lecturas
768

Con grandes méritos, Martha Chávez hace esfuerzo para instaurar en el medio una especie de chavismo que consiste en mandar al carajo la tolerancia e insultar sin vergüenza a quien cree que está “tocando” a su presidente. Para Chávez, el reo Fujimori nunca jamás robó ni violó los derechos humanos.

Otro punto. Cipriani no dijo que los derechos humanos son una cojudez sino que la Coordinadora Nacional de Derechos es una cojudez; pero para Chávez, con toda seguridad, los derechos humanos y la coordinadora son más que una reverenda cojudez. Habría que preguntarle.

Aunque lo niegue, sabemos que ella dijo que el profesor y los estudiantes de La Cantuta, asesinados por la dictadura, se habían autosecuestrado. ¿Qué pensará de Martin Rivas?

Boquita de caramelo, Chávez le dijo hace poco “lloronas” a los deudos de La Cantuta, mujeres como ella. A veces, dan ganas de lanzarle un bozal o algo más.

Si se encontrara en la calle con el presidente del Poder Judicial, César San Martín, quien juzgó limpiamente a Fujimori, no lo amenazaría otra vez, lo corretearía a piedrones. Es brava esta Chávez. Señalan que las palabras favoritas de su esposo son: “Ya no me insultes más”.

Siempre fue bocasuelta, antipática y, al parecer, así será, porque el cambio en todo sentido le llega altamente.

Cae tan mal a la gente, que el cuatro de abril del 2000, en la víspera de celebrar esa vaina de “disolver, disolver”, una pedrada indignada se estrelló cerca de su ojo en pleno mitin a favor del “Chino” en la Plaza de Armas de Chiclayo. Estuvo internada varios días. Pensamos que esa violencia deplorable la calmaría un poco; pero no. Empeoró.

Indican que cuando era jovencita, cuando no comprendía sus cursos de abogacía, enloquecía y agarraba a cuadernazos a sus amigos y el profesor al ver eso, de miedo a los golpes, la aprobaba nomás. Debe ser falsa esta afirmación. Ella no es violenta. Fujimori tampoco es ladrón y violador de derechos humanos.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

El Escorpión

El Escorpión

elescorpion@diariolaprimeraperu.com

Deje un comentario